De la pasarela y la alfombra roja, llegan directas a las cabelleras de las mujeres reales y se convierten en una tendencia “Street Style”: Trenzas, una expresión actual que logra adaptarse a cualquier look y convertirlo en la nueva manifestación capilar. Las mujeres siempre están en busca del cambio y las trenzas son la puerta que estaban esperando para realizarle a sus cabelleras la transformación que buscaban, desde lograr un look XXL, añadirle color sin tener que someterlo a despigmentaciones e incluso poder darle versatilidad al estilo diario.

Trenzas afro, tribales, bóxer, griegas, ladeadas o terminadas en coletas, la moda va más allá y la tendencia ahora radica en el largo y el color, un factor determinante para el look, de acuerdo a Natalia Castro, directora de Ivonnplast, especialistas en extensiones y fibras capilares, quien afirma que “las trenzas prometen seguir siendo una de las tendencias más importantes para salir de noche, ir a una fiesta o para el día a día. Pueden utilizarse tanto en looks casuales, como sofisticados dándole al peinado un realce gracias a las extensiones que pueden utilizarse, llevando el look a un extralargo que genera presencia, estilo e impacto”.

Tener el cabello corto dejó de ser una excusa para acoger este nuevo estilo, gracias a las extensiones sintéticas, las celebridades y famosas han utilizado sus redes para dar consejos y recomendaciones de cómo llevarlo, qué colores combinan y cuáles son las más fáciles de usar. En Colombia, Ivonnplast combina 35 tonos y colores, largos e incluso referencias en crespos y lisos para lograr que las trenzas adquieran personalidad y expresen con fuerza la imagen que la mujer desea revelar. Utilizar extensiones sintéticas logra proteger el cabello natural, de acuerdo a Castro, la experta asegura que “se peina el cabello natural, se divide para poder trabajar con prolijidad y se coloca la extensión. Se trenza el largo, al cual se le puede añadir el color que se desee y se sellan las puntas con agua caliente. La combinación entre color con pelo postizo y las trenzas, cuenta con la ventaja de que se adaptan a toda mujer y a toda ocasión llevando el estilo a marcar historia”.

Existen trenzadoras o peinadoras expertas en ofrecerle a las mujeres el estilo más apropiado, no obstante dependiendo del carácter y las ganas de arriesgarse serán clave para adoptar este estilo se aconseja dejar el look al menos un mes y medio para no dañar el cabello, lo ideal es llevar un vestuario que esté a la moda con colores estridentes, poco maquillaje, ya que las protagonistas son las trenzas, las cuales entre más largas y coloridas se pueden robar todas las miradas.

Historia

Se dice que la primera trenza no se vio precisamente en el pelo de una mujer, los primeros registros que se han encontrado hablan de un caballero Asirio, cerca del año 3500 A.C, que apareció en público con su barba trenzada en pequeñas trencitas para engalanar su aspecto. Ya para esta época peinarse y cuidarse el cabello era símbolo de estatus social y jerarquía, así que cuidarse y peinarse la barba, pudo haberse interpretado como una máxima expresión de elegancia, tanto, como para que tanto hombres y mujeres lo copiaran sobre sus cabezas; trenzando el pelo como se usa hoy en día. En la antigüedad una trenza era un peinado que reflejaba estilo y elegancia. Pero con la popularización de este tipo de peinado en sus múltiples formas; personas de todas las clases sociales y estilos comenzaron a usarlo, por su funcionalidad sobre todo en estaciones de verano y lugares con climas tropicales ya que mantenía el pelo organizado a pesar del calor y se veía relajado.

Esta funcionalidad y estética simple y romántica. Luego fue adoptada por los hippies de los 60 ́s, quienes a través de su movimiento social y su estética hablaban de libertad y de retomar ciertos valores de la vida rural y el cuidado de la naturaleza, que se habían olvidado por culpa de la guerra y la modernización. Con ciertos puntos en común con el hipismo, “El bohemian style” asumido por diferentes artistas en los 70’s también se apropió de las trenzas como uno de los peinados más representativos de su estética romántica e idealista con toques “Trashy”.

Las trenzas en África

Los Antiguos patrones africanos de trenzado de cabello se mostraban en una variedad de diseños geométricos complejos, que a menudo describían las características del usuario. Uno de los peinados trenzados característicos de la cultura africana son las trenzas pegadas, las cuales se remontan al 3,500 a.C. En la década del 1950, fue descubierta una pintura rupestre de la Edad de Piedra que mostraba a una mujer alimentando a un niño y llevando el característico peinado trenzado. Las trenzas africanas son apretadas y varían en complejidad y frecuencia. Dependiendo del diseño se identifica el parentesco de la persona, la edad, el grupo étnico e incluso la religión. Siglos más tarde, en la década de 1970, este estilo de trenzas se popularizó en Estados
Unidos.

Las trenzas en Egipto

En el antiguo Egipto, trenzado estaba reservado para la realeza y para los rituales ceremoniales como bodas. Múltiples trenzas con accesorios o adornos intrincados eran muy comunes en el antiguo Egipto. Al igual que el estilo de trenzado que llevaba Cleopatra, las mujeres ricas a menudo adornaban su cabeza con hermosas trenzas e incluso algunas se añadían extensiones para que éstas quedaran más glamurosas. En Egipto, las trenzas también fueron llevadas por hombres, ya que cuando se llevaba la barba trenzada era un signo de divinidad. En el caso de las personas comunes, éstas llevaban trenzas simples con fines prácticos (mantener el cabello alejado de la cara mientras se trabajaba). Al igual que lo sucedido con las trenzas africanas, las trenzas egipcias daban pistas sobre la naturaleza de la persona (si pertenecían a la realiza, si eran personas comunes o si eran extranjeros).

Las trenzas en América

Históricamente, la mayoría mujeres y niños nativos americanos usaban trenzas con distinto significado por ejemplo se podía diferenciar si una mujer estaba casada o soltera según las trenzas que llevaba. El trenzado también se realizaba para los rituales religiosos. Los hombres americanos nativos usaban trenzas con plumas, pieles, cuero, o perlas de prepararse para la guerra. Los mayas crearon grandes tocados con trenzas mientras que los indios de llanos llevaban trenzas simples y largas con una raya en el centro. Dado que la historia de la cultura indígena se propagó más de manera oral, la relación entre el peinado trenzado y esa cultura sigue siendo un poco misteriosa hoy en día.