Si bien generar conciencia sobre la salud del corazón debería ser una tarea diaria, el Día Mundial del Corazón, permite reflexionar sobre la importante necesidad de incrementar las acciones que permitan controlar la tasa de mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Según datos del Ministerio de Salud en Colombia se estima que cada año mueren aproximadamente unas 60 mil personas a causa de este tipo de enfermedades. Se espera que para 2030 la mortalidad por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares aumente a 23 millones a nivel global. Entre las recomendaciones de los expertos para disminuir los problemas cardiacos está ejercitarse, pero, principalmente, la alimentación saludable.

“Al menos un 80% de las muertes prematuras provocadas por enfermedades cardiovasculares podrían evitarse si se controlan factores de riesgo como el consumo de tabaco, una dieta poco saludable, la inactividad física y el uso nocivo del alcohol. Por lo tanto, una combinación adecuada de nutrientes puede ser una importante aliada en la prevención de dolencias cardíacas y de factores de riesgo como el colesterol”, asegura Juan Mauricio Ortega, gerente Nutrición y Salud de BASF para Colombia, Ecuador y Venezuela.

Para sumar nutrientes a nuestra dieta de todos los días y beneficiar la salud del corazón, podemos incorporar bebidas y alimentos fortificados con ingredientes funcionales como:

Fitoesteroles.

Los fitoesteroles son componentes de grasa natural presentes en semillas de aceite, granos, nueces, legumbres, vegetales y semillas de frutas. La cantidad efectiva que debe ser consumida, según la Sociedad Internacional de Aterosclerosis (IAS), es de 2 gramos al día.

Los fitoesteroles pueden contribuir a la reducción de hasta un 12% del colesterol total, incluyendo los niveles de colesterol LDL, conocido como colesterol «malo», que puede depositarse en las arterias y provocar su obstrucción. También, disminuyen efectivamente los triglicéridos, el principal tipo de grasa que se encuentra en la sangre.

Normalmente, la dieta regular no suele garantizar la ingesta suficiente de fitoesteroles: sería necesario ingerir 800 gramos de aceite de soja o 5 kilos de brócoli, según la FDA Food Composition Data Base. “Los alimentos fortificados con fitoesteroles, como leches, yogures o los suplementos en cápsulas, pueden garantizar esta cantidad diaria”, asegura Ortega.

Omega 3.

Los omega 3 tiene una importante actuación en la prevención de enfermedades cardiovasculares, ya que ayuda a regular la presión arterial y la frecuencia cardiaca, además de prevenir arteriosclerosis e infarto del miocardio. También, presenta un impacto positivo sobre los síndromes metabólicos y la diabetes tipo 2.

Los dos omega 3 más relevantes para la salud, DHA y EPA, se encuentran naturalmente en las especies marinas, no son producidos por el cuerpo humano. Para alcanzar la cantidad adecuada, se debe ingerir diariamente alrededor de 50 gramos de salmón crudo o 17 huevos grandes, pudiendo también ser consumidos por medio de alimentos enriquecidos o suplementos.

Licopeno.

Es un micronutriente presente naturalmente em tomates, frutos rojos y legumbres que, por su trabajo antioxidante, ayuda al sistema de defensas del organismo y reduce el riesgo de enfermedades del corazón (como isquemia o infarto de miocárdio) y también del hígado y de la piel.

“Tiene el poder de complementar las capacidades antioxidantes del organismo previniendo el estrés oxidativo, condición biológica donde ocurre el desequilíbrio entre los radicales libres y el sistema antioxidante de las células”, complementa el experto.

Estos tres nutrientes pueden convertirse en um importante aliado para la salud de su corazón. La ventaja es que pueden encontrarse en una gran variedade de alimentos que hacen parte de nuestra alimentación diária, todo es cuestión de consumir la porción idónea.