Muchas mujeres exitosas se ven en la misma situación: ante un evento de gran importancia, se preguntan a sí misma quién demonios confió en ellas para tal cosa, lo ideal es pensar menos en eso, y ocupar el tiempo en cosas más productivas, pero de todos modos a veces no se puede evitar. Esto se llama síndrome del impostor.

Es importante solucionar esto, dado que el nivel de confianza puede ser tan crucial como la capacidad para tener éxito en diversas situaciones, “La confianza es lo que nos da el coraje para actuar de forma competente”, dice el portal Entrepreneur, Acá tres estrategias para sentirte más segura en lo que haces.

  1. Cambia la forma en la que hablas contigo misma. Hay una gran historia de Laura Starecheski sobre la curiosa ciencia de hablar solo. Resulta que muchos de nosotros nos regañamos o criticamos de manera que destruimos nuestra confianza y afectamos nuestro comportamiento. Los investigadores dicen que es muy efectivo contrarrestar esta actitud negativa pensando mejor en cosas positivas.
  2. Cambia la forma en la que te comportas. Resulta que no sólo nuestros pensamientos pueden moldear nuestra confianza, nuestros movimientos también. ¿Un consejo para evitar el síndrome de impostor? Tómate dos minutos para para adoptar una pose de poder antes de entrar a una situación retadora.
  3. Cambia tu auto descripción. Ninguno de nosotros es perfecto, todos cometemos errores regularmente. Cuando me adueño de esta parte de mí misma y soy abierta respecto a mis imperfecciones y errores, me siento paradójicamente más confiada. Hay algo sobre cambiar mi humildad interna y el fracaso que me hace sentir más fuerte.