La tensión en la frontera sur de Estados Unidos crece luego de que el Presidente Donald Trump, a través de su cuenta de Twitter, amenzara con cerrar el paso de su país con México de manera permanente si éste no envía a los migrantes de vuelta a a Honduras. La situación se presentó luego de que el pasado domingo, 500 migrantes provenientes del país centroamericano, protagonizaran disturbios en la zona fronteriza de Tijuana y San Diego.

El altercado ocurrió luego de que migrantes intentaran pisar suelo estadounidense y las autoridades fronterizas reaccionaran ante el hecho. Con gases lacrimógenos, replegaron la caravana y dispersaron a la multitud. Como resultados de los disturbios ocurridos en los puntos fronterizos, fueron detenidas 39 personas: 15 mexicanos y 24 hondureños (17 hombres y 2 mujeres), según informó la Oficina de Aduana y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

“México debe regresar a sus países a los migrantes que ondean banderas, muchos de ellos son criminales de sangre fría. Háganlo por avión, por autobús, háganlo de la manera que quieran, pero ellos no van a entrar a los Estados Unidos.

Cerraremos la frontera de manera permanentemente si es necesario. Desde el Congreso se debe financiar el Muro”, dijo Trump. La frontera permaneció cerrada durante seis horas, bloqueando el paso vehicular y peatonal.

La administración Trump está buscando un acuerdo con el nuevo gobierno de México para que los migrantes que pidan asilo, permanezcan en ese país mientras se les resuelven las solicitudes por parte de los jueces en Estados Unidos. El mandatario estadounidense culpó a los países centroamericanos de permitir estos movimientos migratorios, acusándolos de sacar provecho para “deshacerse de cierta gente”.

Según datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE.UU., unos 7.000 migrantes aguardan en estos momentos al otro lado de la frontera, principalmente en Tijuana y Mexicali. El alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, declaró “crisis humanitaria”, de acuerdo con el político, el actual gobierno de Enrique Peña Nieto “abandonó a su suerte” a la ciudad, por lo que pedirá la ayuda de la Organización de las Naciones Unidas.

Crédito: Agencia RedMedios