La Comisión de Comunicaciones de Uganda (UCC) suspendió este martes 27 de marzo las licencias de 23 emisoras de radio por supuestamente “promover la brujería”, informan medios locales.

La portavoz de la UCC, Pamela Ankunda, explicó al diario Daily Monitor que las emisoras clausuradas habían “participado en la promoción y la publicidad de contenido de brujería, y en ayudar e incitar al fraude electrónico”.

La Comisión se refirió a la normativa publicada en marzo de 2014 en la que se advertía a los servicios de radiodifusión que no promovieran y anunciasen contenidos relacionados con la brujería.

Estos medios solo podrán volver a las ondas si se comprometen a no volver a emitir este tipo de contenidos, agregó.

Ankunda recomendó a las emisoras que “enseñen” a sus presentadores “qué hay y qué no hay que hacer en el periodismo” para no volver a enfrentarse a una situación similar en el futuro.

Aunque no especificó las acusaciones de promoción de la brujería, en términos de fraude electrónico Ankunda afirmó que las emisoras clausuradas permitían anunciarse a timadores que aseguraban tener poderes curativos.

Al igual que en muchos otros países africanos, en Uganda la radio sigue teniendo gran importancia en el panorama mediático, por lo que la competencia entre emisoras por los minutos de publicidad ha provocado que muchas de ellas se vean obligadas a ceder espacio en su programación a cualquiera que pueda permitirse pagarlo.

Algunos de los que se anuncian en las radios ugandesas son herbolarios curanderos y vendedores de amuletos, algo que la UCC considera como contenido relacionado con la brujería.