Un Atlas que capta la belleza de mujeres de todo el mundo y todas las edades

301

CubanaTodo empezó cuando Mihaela Noroc, de 30 años, dejó su trabajo por un capricho. Tenía un poco de dinero ahorrado y decidió que era el momento de viajar y de reflejar todas sus aventuras con una cámara.

Pero no al estilo selfie (con palo) en poses dramáticas desde un acantilado. Tampoco hizo panorámicas en escenarios naturales incomparables. Lo que hizo fue fotografiar a personas con las que se cruzaba: mujeres, especialmente mujeres, que la paralizaron por su belleza.

Su objetivo, como explica en su popular blog The Atlas of Beauty [El Atlas de la la Belleza], es “equilibrar toda la negatividad que vemos en los medios de comunicación”.

“Cada día, cuando vemos las noticias, vemos un Atlas de Guerras, Conflictos y Miedo”, escribe. “La gente lucha sólo porque las otras personas son diferentes, porque son de una religión, cultura o raza diferente”.

Para Noroc, el concepto de belleza universal pasa por un individuo que representa con confianza su entorno, posando de la manera más natural posible. La mayoría de las mujeres a las que fotografía nunca han salido en un retrato profesional, lo que Noroc considera como un gran beneficio. Así hay menos pose, y no se trata tanto de captar a un amplio público. En las imágenes de Noroc, las mujeres se muestran orgullosas, confiadas, mirando de frente a la cámara.

“Después de fotografiar a mujeres en más de 45 países puedo decir que la belleza está en todas partes, y no es cuestión de cosmética, de dinero, de raza o de estatus social, sino de ser tú mismo”, escribe Noroc. “Las tendencias globales nos hacen vestir y comportarnos de la misma manera, pero somos bellos porque somos diferentes”.

Aquí puedes descubrir algunas de las fotografías del Atlas of Beauty, donde la belleza no aparece como un estándar universal, sino como un complejo tapiz.

Todas las imágenes proceden del blog de Mihaela Noroc, ‘The Atlas of Beauty’.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente