El avión Boeing 747 de la aerolínea turca privada MyCargo Airlines que cubría la ruta de Hong Kong a Estambul vía Biskek, la capital de Kirguistán, se estrelló al intentar aterrizar en el aeropuerto local. La aeronave cayó en una zona poblada y causó un incendio fuerte.

Los rescatistas afirman que hay más de 30 víctimas mortales.

“En estos momentos se precisan los datos sobre los muertos (…), pero se trata de al menos 30 fallecidos entre residentes locales y tripulantes” del avión, dijo a RIA Novosti un portavoz del Ministerio de Sanidad del país.

El funcionario advirtió que podría haber “decenas de muertos”. También hay ocho hospitalizados, incluidos seis niños, todos ellos sufren múltiples heridas y quemaduras graves.

El Ministerio de Sanidad de Kirguistán puntualizó que al menos 15 personas fueron hospitalizadas tras el siniestro del avión de carga en la capital kirguisa.

“En este momento 15 heridos ingresaron en hospitales de Biskek, entre ellos seis menores”, dijo a RIA Novosti la portavoz del Ministerio, Elena Baialinova.

Unas 23 viviendas fueron afectadas y 15 de ellas resultaron destruidas, informa el ministerio de Emergencias. Todavía se desconocen las razones del siniestro, aunque se mencionan las condiciones meteorológicas adversas como una posible causa.

El primer ministro del país, Sooronbáy Zheenbekov, y el ministro de Sanidad, Talantbek Batyralíev, se dirigieron a la zona. En las primeras horas tras el siniestro se informó que la aeronave pertenecía a Turkish Airlines.

No obstante, la Embajada de Turquía en Moscú posteriormente desmintió esta información, afirmando que la aerolínea ACT —también conocida como MyCargo Airlines— prestaba sus servicios a Turkish Airlines.