El aeropuerto en la ciudad rusa de Kazán ha sido cerrado de forma temporal este miércoles después de que un conductor en estado de embriaguez irrumpiera en una terminal al intentar escapar de la Policía, informa RIA Novosti.

Ruslán Nigmatulin, de 40 años, empotró su coche a alta velocidad en el aeropuerto, al romper las puertas de cristales de la terminal 1ª, por la que siguió conduciendo provocando importantes destrozos. El incidente se produjo a altas horas de la noche, lo que explica que no hubiera heridos.

El hombre finalmente fue detenido y de momento estará en prisión preventiva por un período de 15 días, por una infracción administrativa relacionada con la posesión de drogas. Han sido abiertas además dos causas penales contra el conductor, que ha causado daños materiales en al aeropuerto estimados en 6 millones de rublos (98.400 dólares).