Unos residentes de la región rusa de Tula han descubierto un enorme cráter a 20 metros de una casa. Las razones de su aparición se desconocen.

Según la prensa de Tula, una de las regiones clave para la Defensa de Rusia, el cráter con una profundidad de 30 metros se formó el 8 de mayo en la aldea Dedílovo en una parcela privada. Sin embargo, las autoridades de la región discrepan y aseguran que la profundidad de cráter es de alrededor de 15 metros, es decir, una casa de cinco pisos.

«A una semana del ‘nacimiento’ del cráter, la administración local no hizo nada, solo se limitó a colocar una cinta alrededor del enorme pozo», contó a Rossiyskaya Gazeta el residente de Dedílovo, Valeri Shemiakin.

«Vivimos en un lugar donde puedes caer fácilmente junto con tu casa. Después de estudiar archivos locales, descubrí que hay ocho lagos cársticos cerca de nuestras casas. Además, hay minas abandonadas, que en realidad nunca han sido conservadas correctamente», denunció Shemiakin.

Los habitantes del lugar temen que el cráter crezca, lo que efectivamente ya comenzó a ocurrir con la llegada de lluvias.

Según el medio local NewsTula, cráteres similares aparecieron en Dedílovo hace unos 200 o incluso más años. Dos enormes cráteres se convirtieron en pantanos.