Filadelfia, uno de los centros económicos y culturales de los Estados Unidos, es considerada la ciudad donde nació la democracia y el constitucionalismo modernos, además de ser la primera ciudad del país en ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Fundada el 27 de octubre de 1682 por William Penn, un cuáquero inglés, la ciudad experimentó un gran crecimiento de población después de la guerra civil, con población de otros estados, y desde fines del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, gracias a una gran afluencia de inmigración europea, proveniente sobre todo de Irlanda, Italia y Alemania.

El nombre de la ciudad, elegido por el fundador, significa “la ciudad del amor fraternal” (compuesta de philos (φίλος) “amor”, y adelphos (ἀδελφός) “hermano”), pues se deseaba que fuese un refugio de tolerancia religiosa.

Famosa por sus referencias históricas, Filadelfia fue el lugar elegido por los Padres Fundadores para firmar la Declaración de Independencia en 1776 y la Constitución en 1787.

También alberga, entre otros “primeros” históricos, a la Universidad de Pensilvania, la primera de los Estados Unidos y una de las más importantes del mundo, alma mater de Premios Nobel, presidentes como Donald Trump y empresarios como Elon Musk, el fundador de PayPal y Tesla.