Herculano, actualmente Ercolano, era una antigua ciudad romana de la región de Campania, hoy en ruinas, que en su día fue más pequeña y más rica que Pompeya. Hoy es conocida por haberse conservado, junto con Pompeya, debido al hecho de haber sido enterrada en las cenizas de la erupción del volcán Vesubio el 24 de agosto del año 79 d.C.

Hacía ya semanas que el ingeniero militar zaragozano Roque Joaquín de Alcubierre había comenzado a excavar túneles cerca de la ciudad italiana de Portici en busca de restos arqueológicos de época romana.

Lo hacía por orden del rey Carlos VII de Nápoles y Sicilia, que reinaría más tarde en España con el nombre de Carlos III. En la mañana del 11 de Diciembre de 1738 su equipo sacó a la luz una inscripción epigráfica que les permitió identificar la ciudad que estaban excavando: Herculano.

herculano

Acababan de descubrir una de las ciudades que habían sucumbido bajo la erupción del Vesubio del año 79 d.C. El mismo Alcubierre descubriría la ciudad de Pompeya diez años más tarde.

Las excavaciones más o menos sistemáticas de las ruinas comenzaron en 1738. Se halló un teatro de figura oval y dos templos inmediatos al mismo y una infinidad de estatuas, pinturas, manuscritos, utensilios, inscripciones, etc. fueron colocados en un museo que el rey Carlos III de España hizo construir en Portici.

Desde 1997 forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO.