María Antonieta fue uno de los personajes más controversiales e importantes de la historia de Francia y Europa. Fue princesa archiduquesa de Austria y reina de Francia y de Navarra. Se casó a la edad de 14 años con el Rey Luis XVI de Francia como estrategia para enlazar el Sacro Imperio Romano, dirigido por su padre Francisco I y la casa de Hamburgo, de la que su madre, María Teresa I, era perteneciente.

Fue muy criticada por el pueblo francés, ellos consideraban que una Reina no francesa no velaría por los intereses de ellos, la acusaban de persuadir al rey Luis XVI para que éste gastase en pro de los intereses de la casa de Hamburgo.

Su ascenso al trono estuvo compuesto de desmanes, el 17 de abril de 1770, María Antonieta renuncia a sus derechos al trono de la casa de Hamburgo para poder casarse con quien asumiría el trono Luis XVI. El 16 de mayo logra unir lazos con el aspirante al trono, ese mismo día, a causa de los fuegos pirotécnicos de su celebración, 132 personas mueren incineradas.

El 10 de mayo de 1774 es ascendido al trono Luis XVI junto a María Antonieta. Las actitudes frívolas y clasistas por las que se le acusaba salían a flote; La reina sólo se reunía con una corte de favoritos compuesta por la princesa de Lamballe, el barón de Besenval, el duque de Coigny, la condesa de Polignac; aumentó su vestuario y las fiestas; organizaba juegos de cartas con grandes apuestas de por medio.

Rumores creados con fin de crear desaprobación en la multitud sobre la reina se multiplicaban. Uno de los grandes rumores, que se desmintió después, fue cuando el pueblo francés en época de hambre pidió a los reyes que se encontraban de fiesta, que repartieran su pan, la presunta respuesta de María Antonieta al exaltado pueblo fue “Si no tienen harina que coman costra de nuestro pastel”. Esto rumor aumentó el odio y la desaprobación hacia la Reina.

Otro suceso que aumento el repudio hacía ella fue el «caso del collar». Un joyero que afirmaba que el cardenal Rohan había pedido un collar para la reina exige el pago de 1.5 millones de libras.  María Antonieta niega el pedido y acusa al cardenal, además insiste en arrestarlo. El Rey inicia indagaciones y delega al Parlamento que solucione la situación. El Parlamento determinó que los culpables eran dos aventureros que querían engañar al joyero. Se resuelve que el cardenal fue engañado y se le declara inocente. La actitud de la reina fue desaprobada por la multitud, y fue un motivo más que iba llenando la copa de la paciencia.

En 1791 , luego del rumor de que la reina era la amante del conde de Fersen y de que la Comuna husmeara una carta que recibía la reina de parte de Mercy-Argenteau y usaran esa carta como prueba de su intención de vender Francia a Austria, se produce la fuga de Varennes. Esta fuga a Varennes, cercana a la franja con Alemania, Luxemburgo, Suiza y Bélgica, es un intento de la familia real de huir del furioso pueblo. Para desdicha de la familia real, el furioso pueblo les intercepta y les obliga a regresar a París.

Los monarcas apresados son enviados a la prisión del Temple, allí muere su hijo Luis XVII. Para septiembre de 1972 es declarada la caída de la monarquía y la Convención Nacional se convierte en el órgano de gobierno de la República Francesa . El 26 de diciembre la convención vota a favor de la muerte de Luis XVI. Es ejecutado el 21 de enero de 1793.

María Antonieta es dirigida a la guillotina

El encargado de sentenciar a María Antonieta el fiscal Fouquier-Tinville, no encuentra los documentos de Luis XVI para aseverar la acusación contra María Antonieta. Con el fin de exagerar la acusación, Tinville hace declarar al hijo heredero contra su madre y tía, acusándolas de obligarlo a masturbarse y a jugar juegos sexuales. Además se le agregan cargos por entenderse con las potencias extranjeras. 

El 16 de octubre María Antonieta es guillotinada. Tras su muerte se declara la guerra entre Francia y Austria.