Las autoridades de Protección Civil informaron que los incendios de San Luis Potosí ya se encuentran casi controlados, después de que el fuego afectará alrededor de mil 900 hectáreas de 27 municipios del estado, de acuerdo a información del periódico Excélsior.

Ante la magnitud del evento, no queda más que considerarlo como la mayor catástrofe natural presentada en la entidad; es así, como nos dimos a la tarea de buscar cual ha sido el mayor incidente de este tipo en la historia de la hombre, aquél suceso donde las llamas hayan evidenciado nuestra vulnerabilidad.

Eran las 7:20 horas locales del 9 de noviembre de 1872 en la ciudad de Boston, Estados Unidos, cuando el sótano de un almacén en la calle 83-87 comenzó a arder repentinamente, expandiéndose las llamas a una velocidad endemoniada en los edificios adyacentes. Después de 12 horas, los cuerpos de auxilio finalmente pudieron controlar el incendio; sin embargo, éste ya había consumido alrededor de 26 hectáreas de la ciudad.

Aunque no fue tan grande como el incendio de Chicago de un año antes, o el incendio que terminó con San Francisco aproximadamente 3 décadas después, el incendio de Boston fue, probablemente, el más caro en términos de daños a la propiedad privada en América. Esto se debe a que el incendio se originó en el centro de la ciudad, donde se ubicaba el distrito financiero, lo que provocó que miles de Bostonianos perdieran sus lugares de trabajo y que cientos de negocios fueran destruidos. Fue tan caro, que decenas de compañías aseguradoras se fueron a la bancarrota al tratar de cubrir los daños.

incendio boston1+1

Desafortunadamente, hubo una serie de errores humanos que provocaron que este fuego adquiriera las dimensiones infernales que alcanzó. El cuerpo de bomberos de la ciudad estaba sobrepasado de trabajo, las alarmas contra incendios habían sido bloqueadas (para evitar las falsas alarmas), la presión del agua era demasiado baja en aquellas épocas, y los extintores no contaban con el mantenimiento adecuado. El resultado de esta cadena de errores sumó 65 hectáreas en el centro de la ciudad de Boston, 776 edificios destruidos ocasionando un daño valuado en 73.5 millones de dólares y 30 personas muertas.

Las principales causas de la catástrofe se debieron a que los edificios eran de mala calidad, además de que el material de los techos de la época era terriblemente inflamable, lo que avivó las llamas y propició su expansión. Además, las pipas para combatir los incendios eran de baja presión, lo que limitó su capacidad para sofocar el fuego.

Por si fuera poco, las líneas de gas no estaban debidamente conectadas, ocasionando que algunas explotaran y esparcieran el caos en otros puntos de la ciudad norteamericana.