La Estatua de la Libertad es el ícono de Nueva York. Se encuentra en la Isla de la Libertad al sur de Manhattan.

Este monumento histórico es famoso por representar la independencia de Estados Unidos e incluso fue considerada como una de las siete maravillas del mundo antiguo.

Hoy en día todos la conocemos como «estatua de la Libertad» pero el nombre original de la estatua era «La libertad iluminando el mundo» .

Representa la libertad e independencia de Estados Unidos, es por ello que sostiene una antorcha en la mano derecha y en la izquierda una tabla con la inscripción JULY IV MDCCLXXVI (4 de Julio de 1776) en honor al día de la independencia.

Fue un regalo del gobierno Francés para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos.

Entre los encargados de esta obra maestra se encuentra el escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi y el conocido ingeniero Alexandre Gustave Eiffel, quien años después construiría la Torre Eiffel en París.

Fue inaugurada el 28 de octubre de 1886 en presencia del presidente estadounidense de la época, Grover Cleveland.

En 1924 se declaró la estatua como monumento nacional.

La posición del monumento no se dejó a la suerte. La Estatua de la Libertad mira hacia el este en dirección a Francia en muestra de agradecimiento.

Qué ver en la Estatua de la Libertad

Al llegar a la isla de la Libertad tendrás acceso a ciertas áreas para conocer la estatua más de cerca:

  • Mirador del pedestal: Para llegar a este punto tendrás que subir 215 escalones. Desde aquí podrás ver Manhattan en todo su esplendor.
  • Museo de la Isla de la Libertad (Liberty Island Museum): Actualmente se encuentra en mantenimiento para ser reinaugurado en el 2019. Se está invirtiendo un monto de 70 millones de dólares para su construcción.
  • La corona: Es la parte más alta de la estatua a la que se puede tener acceso.
    Conformada por siete picos que simbolizan los siete continentes y los siete mares.
  • Mirador de la corona: Subirás 354 escalones por una escalera un poco estrecha, pero todo ese esfuerzo cobra sentido cuando tienes enfrente la gran vista panorámica de la Isla de la Libertad que podrás contemplar por las 25 ventanas.

Hace unos años sí había acceso a la antorcha de la estatua, pero debido a los daños que causó un ataque alemán en 1916 se cerró el acceso a esta parte y solo puedes ver las vistas desde la antorcha mediante una web cam en directo.