El 5 de diciembre de 1919 comenzó el largo camino que hoy tiene a Avianca como una aerolínea de vanguardia en Latinoamérica. Ese día , en la ciudad de Barranquilla, se constituyó la Sociedad Colombo Alemana de Transporte Aéreo (Scadta). Fue la primera aerolínea del país y de América, y nació gracias a una sociedad entre alemanes y colombianos.

El primer vuelo de Scadta no tenía pasajeros. Era un despacho de 57 cartas entre Barranquilla y la comunidad vecina en Puerto Colombia. Al mando del avión, un Junker F-13, estaba el piloto alemán Helmut Von Krohn.

Se trataba de una aeronave con 850 km de autonomía, 9,50 metros de ancho y 3,50 metros de ancho; podía transportar cuatro pasajeros, además de dos tripulantes. Fue el primer monoplano hecho totalmente de metal que fue destinado al servicio comercial.

Junker F-13
Un Junker F-13

Luego llegaron retos más grandes. El primer vuelo desde Barranquilla hacia el interior del país, siguiendo el Río Magdalena, duró ocho horas y tuvo cuatro aterrizajes de emergencia. A mediados de los años 20, Scadta inauguró sus primeras rutas internacionales hacia Estados Unidos y Venezuela. El 13 de julio de 1939, la empresa estableció el primero servicio de correo aéreo entre Bogotá y Nueva York.

En esa época, un tiquete de Barranquilla a Cartagena costaba $75; de Bogotá a Cartagena, $85; de Bogotá a Cartago, $35, y de Bogotá a Cali, $50.

Nace Avianca

La Segunda Guerra Mundial forzó a los socios alemanes en Colombia a salir del país, y los accionistas germanos de Scadta prefirieron vender su participación a la empresa estadounidense Pan American.

Ese fue el primer paso para que naciera Avianca. Los nuevos accionistas de Scadta acordaron una fusión con el Servicio Aéreo Colombiano (Saco), una compañía competidora. El producto de la fusión, sellada el 14 de junio de 1940, se llamaba Aerovías Nacionales de Colombia (Avianca). El primer presidente de la nueva compañía fue Martín del Corral.

Bajo la nueva sombrilla, vino un gran periodo de expansión. Vuelos a los principales destinos de Estados Unidos y Europa a bordo de los mejores aviones de la época, así como adquisiciones de aeronaves icónicas como el Súper Constellation 1049L en 1951 o el Boeing 720 en 1961, y el honor de ser la primera aerolínea latinoamericana en operar un Boeing 737 (1968) y un Jumbo 747 (1976). De esta forma definieron su vocación de ser una aerolínea a la vanguardia, sintonizada con los avances tecnológicos y dispuesta a adoptarlos en servicio de sus clientes.

En 1981, la aerolínea abrió el Terminal Puente Aéreo en Bogotá, desde donde servía vuelos a Miami, Nueva York, Cali, Pasto y Montería. Contar con un terminal privado es algo que ninguna aerolínea colombiana había en la historia.

El crecimiento y consolidación de la empresa superaron un reto enorme luego de los hechos ocurridos el 11 de septiembre de 2001. En medio de la crisis global de la industria aeronáutica, Avianca se fusionó con SAM y ACES para crear la Alianza Summa. Sin embargo, en 2003 se decidió que los esfuerzos se encaminarían a la consolidación de la marca Avianca.

En ese mismo año, la compañía se acogió al denominado Capítulo 11 de la legislación estadounidense, que permite que las empresas en problemas operen normalmente mientras reestructuran sus negocios. Salió de esa condición en 2004. Sin embargo, ni en esos momentos difíciles la aerolínea dejó de innovar. En ese lapso, lanzó el primer portal transaccional de internet en Colombia.

Poco tiempo después, Germán Efromovich, un empresario brasileño, compró el 75 por ciento de las acciones de Avianca por 64 millones de dólares, según se anunció el 18 de marzo de 2004. El 10 de noviembre del 2005, Efromovich compró el 25 por ciento que le faltaba.

Un nuevo tiempo

Desde entonces, Avianca está en medio de un proceso de acelerada expansión. Lo que inició en las épocas del Capítulo 11 como una operación de código compartido con el grupo TACA terminó en 2013 como una fusión, en la que las operaciones de la firma costarricense, junto con las de la ecuatoriana Aerogal y la colombiana Tampa Cargo, funcionan bajo la marca colombiana, en una nueva empresa llamada Avianca Holdings S.A..

De acuerdo con Fabio Villegas Ramírez, Presidente de Avianca Holdings, “La reunificación de las aerolíneas de Avianca Holdings S.A. en una sola marca comercial representa un importante avance en la consolidación de la oferta de vuelos y un desafío a la capacidad de servicio de Avianca”.

Hoy, la aerolínea cuenta con 151 aviones, 18.000 empleados, vuela a 100 destinos en 25 países de América y Europa y tiene 678 vuelos diarios. Hasta mayo de 2013, había movilizado a 23 millones de pasajeros y había abierto 15 nuevas rutas desde enero de 2012.