El museo del oro, que fue inaugurado el 22 de Diciembre de 1939 por el Banco de la República, reúne cerca de 34.000 piezas de orfebrería y 20.000 de objetos líticos, cerámicos, textiles y piedras preciosas pertenecientes a las culturas Quimbaya, Calima, Tayrona, Sinú, Muisca, Tolima, Tumaco y Malagana, entre otros. En este lugar es posible admirar exquisitas piezas en oro como pectorales, máscaras, poporos, colgantes, brazaletes, collares, recipientes y cientos de figuras de notable calidad.

La revista National Geographic publicó el 2 de julio de 2018 en su página web una lista de los 16 mejores museos de historia del mundo.

La lista es impresionante: están el Museo de Auschwitz-Birkenau, en Polonia, dedicado a la memoria de las víctimas del holocausto nazi y el conjunto de los Museos del Vaticano, que además de la Pinacoteca y la Capilla Sixtina incluyen uno etrusco y uno egipcio; de Berlín escogen el Pérgamon, que contiene palacios casi enteros como la puerta de Ishtar de la antigua Babilonia y la Puerta de Astarté, construida en el siglo VI a.C. bajo las órdenes de Nabucodonosor II, y también el Deutsches Museum, del que escriben “necesitarías 8 días para recorrerlo de forma completa”. Está el Museo Nacional de Tokio, el más grande del Japón. Y está nuestro Museo del Oro.

Museo del Oro de Bogotá

En el centro histórico de Bogotá, costado oriental del parque, justo en la calle 16 con carrera 5ª, está el Museo del Oro, sede de la colección de cerámicas, orfebrería y textiles prehispánicos más grande del mundo. Propiedad del Banco de la República de Colombia, cuenta con treinta y cuatro mil piezas de oro, algunas de una belleza excepcional además de su valor histórico, como la Balsa Muisca (famosa pieza que representa un ritual de coronación). Una colección extraordinaria expuesta en cinco salas para viajar hasta las raíces de las diferentes culturas indígenas asentadas en la actual Colombia antes de la llegada de los españoles.