El Armisticio con Italia fue un armisticio, firmado el 3 de septiembre y declarado públicamente el 8 de septiembre de 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, entre Italia y las fuerzas armadas Aliadas, que habían ido ocupando el extremo sur del país, lo que conllevó la capitulación italiana. También se conoce en Italia como el Armistizio di Cassibile (del lugar en que se firmó) o el Armistizio dell’8 Settembre (más simplemente 8 Settembre).

armistizio-italia+1
Hasta el día de hoy se habla de “armisticio”, pero de echo fue una rendición incondicional

El 2 de septiembre el general Giuseppe Castellano, viajó a Cassibile, una pequeña localidad cercana a Siracusa, con el fin de confirmar la aceptación de las condiciones de los Aliados. Castellano no tenía la autorización escrita del jefe del Gobierno italiano, el mariscal Pietro Badoglio, que quería desvincularse tanto como fuese posible de la inminente derrota de su país.

La ceremonia de firma comenzó a las 14:00 horas del 3 de septiembre de 1943 a bordo del HMS Nelson. Castellano y Bedell Smith firmaron el texto en nombre de Badoglio y Eisenhower, respectivamente. Una misión de bombardeo estadounidense contra Roma formada por 500 aviones fue anulada en el último momento: había sido una táctica de presión de Eisenhower para acelerar el proceso del armisticio. Harold Macmillan, el representante británico en el Estado Mayor Aliado, informó a Winston Churchill que el armisticio se había firmado “sin modificaciones de ningún tipo”.

pietro badoglio
El mariscal Pietro Badoglio

Sólo después de que la firma tuvo lugar Castellano fue informado de las cláusulas que Campbell había presentado a otro general italiano, Zanussi, que también había estado en Cassibile desde el 31 de agosto. Zanussi, por razones poco claras, no había informado a Castellano acerca de ellas. Bedell Smith, sin embargo, explicó a Castellano que estas nuevas condiciones se hubieran establecido sólo si Italia hubiera tomado un papel en la lucha junto a los Aliados.

En la tarde del mismo día 3 de setiembre, Badoglio mantuvo una reunión informativa con los ministros italianos de Marina, Aviación y Ejército, y con los representantes del rey. Sin embargo, omitió toda mención de la firma del armisticio, se refiriéndose únicamente a las negociaciones en curso.

Cuando el armisticio fue anunciado públicamente, en la mañana del 8 de septiembre, la mayor parte del Ejército italiano no había sido informado al respecto.

Badoglio y sus ministros quedaron impresionados pues, al parecer, confiaban en que tras el anuncio del armisticio los Aliados lanzarían de repente una gigantesca ofensiva o un espectacular desembarco que les permitiría distraer a los alemanes. Al no haber tales, todo fue confusión en Roma ante el temor de una intervención inmediata de la Wehrmacht.

Anuncio del mariscal Pietro Badoglio

“El Gobierno italiano, reconociendo la imposibilidad de continuar la lucha desigual contra el poder enemigo abrumador, con el fin de ahorrar más y más graves desastres a la nación, pidió una tregua al general Eisenhower, comandante supremo de las fuerzas aliadas anglo-estadounidense. La solicitud fue aceptada, en consecuencia, cada acto de hostilidad contra las fuerzas angloamericanas debe cesar por las fuerzas italianas en todas partes. Sin embargo, reaccionarán ante cualquier ataque de cualquier otra fuente”

En la noche del 8 de setiembre y la mañana del día 9, el rey, junto con la familia real y el gobierno de Badoglio, huyeron de Roma en dirección a Brindisi, refugiándose junto a los Aliados.

El gobierno Badoglio había confiado casi todo el resultado del armisticio a una intervención militar decisiva de los Aliados y no se habían dado órdenes a las fuerzas armadas italianas acerca de la conducta a adoptar ante la Wehrmacht. Las tropas italianas, sorprendidas por el armisticio y la huida del gobierno a Brindisi, se encontraron sin instrucciones y pronto se disolvieron en el caos. Algunas tropas desertaron y regresaron a sus casas, mientras que otras se rindieron a los alemanes que invadían el país; otras unidades decidieron permanecer leales al Eje.

En consecuencia, las fuerzas alemanas ocuparon todo el resto del territorio italiano que todavía no estaba bajo control Aliado, excepto Apulia, sin encontrar gran resistencia organizada. El 3 de septiembre, las tropas británicas y canadienses empezaron a desembarcar en el extremo sur de Calabria. El día después de la declaración de armisticio, 9 de septiembre, los Aliados desembarcaron en Salerno (Operación Avalanche) y Tarento (Operación Slapstick) pero para entonces el OKW alemán ya tenía datos suficientes sobre las intenciones de los italianos y la Wehrmacht pudo estorbar los desembarcos por varios días.

buque roma
El acorazado “Roma” hundido el 9 de septiembre en la costa de Cerdeña por bombarderos alemanes.
El “Roma” se hundió con una pérdida de casi 1.400 hombres.