El cálculo más famoso sobre la edad de la Tierra, antes del advenimiento de la ciencia fue el del obispo James Ussher, quien fechó el origen de la Tierra fue al anochecer del 22 de octubre del año 4004 a.C.

El trabajo de Ussher, más propiamente llamado “Annales veteris testamenti, a prima mundi origine deducti (Anales del Viejo Testamento, derivados de los primeros orígenes del mundo)”, fue su contribución al largo debate teológico sobre la edad de la Tierra. Ésta fue una gran preocupación para muchos estudiosos cristianos a lo largo de los siglos.

Hoy en día esta cifra está muy alejada de la verdadera. En el cuarto milenio antes de la era común se propagó la agricultura en el Cercano Oriente y en todo el sur y el centro de Europa. En las culturas urbanas de Mesopotamia y Anatolia se inventa la rueda. A lo largo del cuarto milenio antes de la era común la población mundial creció levemente, estando entre 5 a 7 millones de personas.

El clerigo irlandés no sospechó nunca que los primeros humanos modernos tenemos unos 200.000 años. Casi unas 50 veces más de lo que creía. Para él, los humanos eran solo una semana más jóvenes que el Universo.

Pero el género humano (Homo) se remonta a 2,4 millones de años, y los primeros mamíferos a más de 200 millones de años. Los primeros vertebrados con cerebro (los peces) a unos 500 millones de años, y las células con núcleo (eucariotas) unos 1.500 millones de años, y las primeros formas de vida a unos 3.500 millones de años.

Sin embargo, el obispo Ussher no podía saber esto porque la geología, la paleontología, y la geofísica aún no estaba desarrolada. Menos aún existían las dataciones radiométricas que nos han permitido reconstruir la historia del planeta.

Ussher fue un gran conocedor del griego y el hebreo, razón por la que estubo al frente de la traducción de una versión de la Biblia en inglés, la famosa Biblia de Rey Jacobo, conocida en inglés como la “King James Version”. Pero, por lo que el obispo James Ussher pasó a la historia fue por su cuidadoso y preciso cálculo de la edad del mundo basándose en la Biblia. Ussher estudió la cronología disponible en la Biblia cotejándolos con datos históricos encontrados en documentos (como la destrucción del templo de Jerusalén, por ejemplo) de las culturas Caldea, Persa e incluso Romana.

Con todos estos datos, Ussher llegó a la conclusión de que el dios judeocristiano creó el mundo en la madrugada del día 23 de octubre del año 4004 Antes de Cristo. Y de paso calculó que el diluvio universal ocurrió hacia el año 2359 A. C., que el éxodo a Egipto sucedió en el año 1491 A. C. y que el templo de Jerusalén fue construido en el año 1012 A. C.