Un día como hoy: en el 1960 se pone a la venta la primera píldora anticonceptiva

375
pildora anticonceptiva+1

La historia de la contracepción se remonta a varios miles de años atrás. No obstante, fue en la década de los años 50 del pasado siglo cuando realmente se abrió paso.

1951: un hito histórico

El año 1951 representó un hito histórico para el desarrollo de la píldora. En ese año, el científico Carl Djerassi patentó un derivado de la hormona del cuerpo lúteo femenina como método anticonceptivo: la progesterona. El efecto contraceptivo de la progesterona ya se conocía de antes, pero, tomada de forma oral, el cuerpo la desintegraba rápidamente haciendo que resultara ineficaz. Gracias a Djerassi, la progesterona derivada se volvía efectiva una vez ingerida oralmente. Por eso Carl Djerassi es uno de los padres de la píldora. Por entonces, la concentración del preparado con hormonas era considerablemente superior al de las actuales.

En 1960 se autorizó por primera vez

La utilización de la píldora como método anticonceptivo hormonal se autorizó por primera vez en EE.UU. el 18 de agosto de 1960. La historia de la píldora en España tuvo una evolución diferente, ya que debió vencer las políticas natalistas de la dictadura franquista y la fuerte oposición de la iglesia, contraria a cualquier método anticonceptivo. Pese a la labor pionera de miles de mujeres y profesionales de la medicina, la legalización de la píldora en España no llegó hasta octubre de 1978. No obstante, la píldora empezó a comercializarse en España en 1964 bajo el nombre de Anovial 21, autorizada en tratamientos ginecológicos para regular el ciclo menstrual. Se calcula que en 1975 unas 500.000 mujeres españolas ya tomaban la píldora, una cifra que se duplicó en cinco años. Actualmente es el método anticonceptivo hormonal más utilizado en España, y el primero en Europa, con una media cercana al 30%.

La revolución sexual

Fue el movimiento estudiantil el que dio oficialmente el paso a la píldora. Bajo su lema de revolución sexual propició la desestigmatización de la sexualidad y, con ella, la libre disposición de la píldora para todas las mujeres, al menos en los países occidentales. En 1968, el Papa Pablo VI escribió su Encíclica de la vida humana, donde se proscribía la píldora como medio de contracepción.