El sábado 7 de agosto de 1819 los españoles y criollos se enfrentaron en el campo de Boyacá. Cada uno tenía un objetivo diferente: el Ejército Realista (integrado por los leales a la corona española) tenía como misión tomar Santa Fe de Bogotá, y el Ejército Libertador impedir esa tarea. Esta fecha es recordada debido a que significó el fin de 77 días de lucha que dieron inicio en Venezuela. La Batalla de Boyacá se convirtió en el inicio de la independencia del norte de Sudamérica, pues llevó a los triunfos de las Batalla de Carabobo en Venezuela, la Batalla de Pichincha en Ecuador y la Batalla de Junín Ayacucho en el Perú.

Puente-de-Boyaca+1
El Puente de Boyacá

La Batalla se libró en el Puente de Boyacá, a 14 kilómetros de Tunja y a 110 kilómetros de Bogotá, por parte de la corona española se encontraba el “Ejército Realista”, la cual estaba conformado por 2.670 soldados (2.300 de infantería, 350 de caballería y 20 de artillería), comandados por el coronel José María Barreiro y en contra de los españoles estaba “la Campaña Libertadora”, liderada por Simón Bolívar e integrada por 2.850 combatientes en el cual había, criollos, mulatos, mestizos, zambos, indígenas y negros la mayoría pertenecientes a los estratos más bajos de la sociedad, Bolívar contaba con casi 3.000 hombres entre infantes y hombres en caballo.

Simón Bolívar

Para poder llegar a Santa Fe de Bogotá, los Realistas tuvieron que pasar por el río Teatinos y fue allí, donde ocultos entre los matorrales, Simón Bolívar y su ejército vigilaron a sus enemigos, esperando el momento preciso para sorprenderlos en el puente de Boyacá. Las fuerzas de Simón Bolívar se enfrentan a los realistas en el puente de Teatinos debido a era un sitio estratégico en donde se unen las dos rutas que permitían el avance de los patriotas hacia la capital colombiana.

Se estima que la batalla terminó a las 4 de la tarde y luego de aproximadamente 6 horas de lucha más de 100 realistas muertos, 13 soldados patriotas fallecidos y 53 heridos, el ejército Realista se rinde y son tomados como prisioneros. El virrey Juan de Sámano (quien sería el último virrey efectivo de Nueva Granada), que para ese momento se encontraba en Santa Fe, huyó apenas supo la noticia, quedando la ciudad bajo el mando de los criollos. La embestida furiosa de las fuerzas de Bolívar y la acción de la caballería “llanera” decide el resultado de la batalla.

El 8 de agosto, salió a la luz pública el Boletín Nº 4 sobre la Batalla de Boyacá, el cual fue redactado y expedido por el general Carlos Soublette. Además, el Libertador dictó el decreto conocido como la Orden de Boyacá, en el cual exaltó a todos los batallones y escuadrones que participaron en la memorable batalla, y a los que entregaron su vida en el campo de batalla por la causa. Este suceso importantísimo para la patria cerró el ciclo de la Campaña Libertadora de 1819, que inició en el momento en que el Libertador Simón Bolívar expuso su plan ante los Setenta jefes del ejército patriota.

La Batalla de Boyacá fue el paso más grande para lograr la independencia del norte de Suramérica, ya que luego de ella se lograron los triunfos de las batallas de Carabobo en Venezuela, Pichincha en Ecuador y Junín Ayacucho en el Perú y Alto Perú o Bolivia, respectivamente. Gracias a esta batalla los territorios actuales de Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá pudieron constituir la gran nación americana conocida como la Gran Colombia, que existió hasta 1930.

Fue esencialmente, tras este suceso que las figuras de Bolívar, Santander y los otros próceres de la independencia tomaron importancia y fueron motivo de admiración para las personas que habitaban estos territorios.