Tito Flavio Vespasiano (Roma, 30 de diciembre de 39 – Aquae Cutiliae, Sabina, 13 de septiembre de 81), emperador romano entre 79 y 81, perteneciente a la dinastía de los Flavios, y también conocido comúnmente como Tito. Era el hijo mayor del emperador Vespasiano con el que compartió el poder antes de sucederle.

Es famoso por haber tomado Jerusalén durante la Revuelta Judía de la década de los 70 del siglo I, tras un asedio de cinco meses, destruyendo el templo y arrasando la ciudad.

De esa época arranca la dispersión de los judíos por el Mediterráneo (la diáspora). El arco de Tito en Roma, que se conserva en muy buen estado, fue erigido para conmemorar esa victoria por su hermano Domiciano, cuando llegó a emperador.

Durante la campaña de Judea, Tito se había enamorado de Berenice, hija del rey Herodes Agripa I, que compartía con su hermano Agripa II el poder (según los Hechos de los Apóstoles). La condujo a Roma, ante la desaprobación de los romanos, hubo de renunciar a casarse con ella. Su separación es el tema de sendas tragedias de los dramaturgos franceses Pierre Corneille (Tito y Berenice) y Jean Racine (Berenice).

De gran bondad y generosidad, Tito fue enormemente popular durante su corto reinado, a pesar de las grandes catástrofes que se dieron durante su mandato: la erupción del Vesubio en 79, la peste y un incendio que destruyó parte de Roma el año siguiente. Fue llamado por sus contemporáneos “amor y delicia del género humano”.

Bajo su reinado se terminó el Coliseo, que se había empezado a construir en el mandato de Vespasiano, y se construyeron las Termas que llevan su nombre.