La increíble visita de un elefante a un hotel en Zambia fue filmada por casualidad por Ian Salisbury, un guía de safari del parque nacional de South Luangwa, informa Daily Mail.

Ante la mirada del personal de la recepción, el animal se detuvo por pocos segundos, miró a los recepcionistas y continuó directamente hacia un árbol de mango silvestre (Cordyla africana) en el patio del establecimiento.

Lo llamativo es que este ritual lo repiten durante varios años, de octubre a diciembre, tres generaciones de la misma familia de elefantes. «Aunque hay muchos de estos árboles en el área para elegir, algunos elefantes durante muchos años han reclamado este árbol del patio en particular», explicó Salisbury.

Y tampoco se preocupan por el camino. Los animales van directo: «Aunque hay varias rutas para llegar al árbol, hay un camino en particular que es el favorito: subir los escalones de la entrada y atravesar el área de recepción cerrada del edificio, sin apenas preocuparse por los habitantes humanos del establecimiento», señaló el guía.

«Este raro comportamiento es algo que todos nuestros huéspedes quieren presenciar y fotografiar», agregó.