El oficial de Policía Sam Click patrullaba las calles de Seagoville, en Texas (EE.UU.), cuando observó un voraz incendio en una vivienda. Sin perder tiempo pidió refuerzos, pero como no podía esperar decidió actuar y así logró evitar una tragedia, ya que en el interior del edificio dormían seis niños, publicó NBCDF.

Al llegar al lugar en las primeras horas del sábado pasado, el efectivo se encontró con un vecino, Shelby Hood, quien expresó que “el calor era tan intenso y las llamas, tan fuertes” que no podía oír sus propios gritos. Sin dudarlo, y con la ayuda de Jeremy Giblaint, el cuñado del dueño de casa, el policía forzó la puerta trasera y logró ingresar.

De acuerdo con las imágenes filmadas por la cámara instalada en el uniforme del agente, recorrieron los pasillos alumbrándolos con una linterna mientras gritaban para despertar a todos. Así, llegaron hasta las habitaciones en las que dormían los niños, de entre seis meses y diez años, quienes fueron sacados y puestos a salvo en el patio.

“Estaba en el lugar correcto, en el momento correcto y solo tenía que pasar a la acción”, declaró Click, quien agregó que se trató de uno de esos momentos que desearía no tener que volver a vivir.

Sin heridos de gravedad

El Departamento de Policía de Seagoville destacó que todas las personas que estaban en la vivienda incendiada “fueron rescatadas de forma segura, sin informes de lesiones significativas” gracias a las “acciones heroicas de los vecinos y del oficial Sam Click”.

En ese sentido, Giblaint resaltó la actitud del efectivo y aseguró que, para actuar de esa manera, es necesario ser “una persona especial que ponga en riesgo su vida por los demás”.

Por último, las autoridades detallaron que las llamas se iniciaron en el garaje de la casa, aunque las causas aún no están claras.