Donde muchos solo vemos un coche sucio, otros pueden ver un lienzo en blanco sobre el que dar rienda su creatividad.

Excelente ejemplo de ello es el ilustrador ruso Nikita Golubev, quien saca todo el potencial artístico de coches y camiones sucios transformándolos en increíbles obras de arte.
Antes de comenzar este proyecto, Nikita Golubev se dedicó exclusivamente a la pintara, el dibujo y el arte digital, pero ciertamente este proyecto es el más espectacular, apoyado también por lo frágilidad y el carácter efímero que son estos increíbles dibujos.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente