Un iPhone 6 explota provocando quemaduras de tercer grado

663

Cada cierto tiempo nos llega la noticia de que un teléfono explota mientras se está cargando, o mientras se utiliza normalmente, por algún problema con la batería o un por un defecto de hardware.

Ahora, a la lista de terminales que han sufrido algún accidente de este tipo tenemos que añadir un iPhone 6 de Apple. Recientemente Gareth Clear, un ciudadano de Sidney de 36 años, sufrió quemaduras de tercer grado en el muslo debido a la explosión de su teléfono cuando lo llevaba en el bolsillo, mientras hacía ciclismo en la reserva Manly Dam.

Durante su travesía al parecer sufrió una caída de su bicicleta, con lo que seguramente el iPhone 6 recibiese un golpe con el peso de su cuerpo. Al levantarse, el teléfono que llevaba en su bolsillo trasero empezó a arder y él solo podía ver humo viniendo de esa zona, sin saber exactamente qué era en los primeros segundos, hasta que empezó a notar un fuerte dolor.

Gareth Clear dijo que solo escuchó un chasquido y a continuación un calor abrasador, lo que inmediatamente derivó en sus pantalones derritiéndose provocando que el dispositivo se quedara pegado a su pierna. Intentó quitárselo con las manos pero también se quemó los dedos, logrando sacarlo finalmente con un golpe.

Según cuenta el incidente tuvo lugar cuando iba a comenzar a moverse con su bicicleta, pero el pie le resbaló en el pedal provocando una pequeña caída sobre su parte inferior, donde estaba el terminal. Consiguió que le prestaran un teléfono móvil y fue al Hospital Manly antes de ser trasladado inmediatamente a una unidad de quemados.

Las quemaduras eran tan graves que se vio obligado a someterse a una cirugía para realizar injertos de piel en la zona afectada, y por ahora está conectado a una máquina para evitar infecciones, aunque tardará semanas en recuperarse. Dado que no se produjo una combustión espontánea, Clear considera que el golpe provocó que la batería se perforase y explotara.

Aun así, no existe justificación para este suceso y quiere que Apple investigue qué ocurrió exactamente, aunque no culpa directamente a la compañía. Por ahora ha tomado la decisión de no llevar más su teléfono al hacer ciclismo, al que llamó “una bomba en miniatura” de la que la gente no es consciente que lleva encima diariamente.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente