El carro blindado soviético T-34 resultó ser toda una “sorpresa mortífera” para la Alemania nazi cuando atacó a la URSS, afirma Gernot Kramper, del medio Stern.

Según expone en su artículo, este tanque, al principio de la guerra, superaba a todos sus oponentes nazis que, en comparación con el T-34, “no eran más que juguetes”.

Esto fue posible gracias a su potente cañón, excelente agilidad y un blindaje inclinado impenetrable para los proyectiles alemanes. Otro aspecto que destacaba del T-34 era la sencillez de su construcción, lo cual facilitó su fabricación en serie.

T-34

A pesar de que el Wehrmacht —nombre de las Fuerza Armadas de la Alemania nazi— llegó a desarrollar nuevos tipos de carros blindados, ninguno logró igualar la maniobrabilidad y capacidad de paso que poseía el T-34, destaca Kramper.

El motor V-2 del tanque también fue innovador para aquellos tiempos: era un motor diésel de 12 cilindros.

Kramper señala que los sucesores de este motor siguen usándose en el carro de combate ruso T-90.

El T-34 es un legendario tanque soviético de la Segunda Guerra Mundial que se fabricó en serie desde 1940. Fue el principal carro de combate del Ejército Rojo hasta mediados de 1944, cuando entró en servicio una de sus nuevas versiones: el T-34-85 con un cañón de 85 mm ZiS-S-53.

La siguiente tabla muestra su características

Fuente: Mikhail Baryatinskiy, T-34 Medium Tank
A-32
Peso en Combate 19 t
Tripulación 4
Largo 5,76 m
Anchura 2,73 m
Altura sobre ruedas 2,41 m
Altura sobre orugas 2,44 m
Armamento Principal 76 mm
Armamento Secundario 2 Ametralladoras DT
Munición principal 72 proyectiles
Munición Secundaria 26 cargadores
Motor V-2
Potencia máxima 500 CV a 1.800 r.p.m.
Potencia específica 450 CV a 1.750 r.p.m.
Vel. máx. orugas carretera 74,7 km/h
Vel. máx. orugas a c. través 65 km/h

Te puede interesar:

Un tanque T-34 se vuelca en plena calle de una ciudad rusa