Escritor francés y autor de un clásico contemporáneo de la Literatura universal. «El Principito». Exupéry, cuenta la historia de un pequeño príncipe que parte de su planeta (Asteroide B612) a una travesía por el universo.

Aunque es catalogado como un libro infantil, este relato invita a la reflexión sobre diversos temas como la amistad, la sociedad, el amor y el sentido de la existencia; lo que lo convierte en una narración de interés para todos.

La importancia de las enseñanzas que encierra este libro hace que se recomiende su lectura en diferentes momentos de la vida, sobre todo en la niñez y en la adolescencia, aunque merece la pena sumergirse entre sus páginas también a la edad adulta. Así, redescubrirás los significados que esconde, entenderás cada pasaje de manera diferente y aprenderás siempre algo nuevo.

El Principito es considerado como uno de los mejores libros de todos los tiempos y un clásico contemporáneo de la literatura universal. Fue publicado por primera vez el 6 de abril de 1943, en Estados Unidos, ya que, debido a la Segunda Guerra Mundial, la obra no pudo ser impresa en Francia. Este libro ha sido traducido en decenas de lenguas y adaptado a diferentes formatos, tales como el teatro, el cine, la serie animada, el ballet y la ópera.

Personalmente considero que esta historia es redactada como una especie de convocatoria a mirar más profundamente a cada ser humano, Su grandeza interior se refleja en los actos cotidianos más simples de su vida, creando pequeños y grandes milagros en el curso de su trayectoria como ser vivo y profundo.

El principito nos invita a Creer que el milagro más grande, es el amor que podemos compartir el uno con el otro. Si tenemos eso, si podemos crear esa energía entre nosotros, podemos mover montañas. Simplemente compartir con los demás y cuidarnos entre nosotros es milagroso. Cuando nos unimos en espíritu, podemos vernos a los ojos y sentir la profundidad de la belleza que existe en cada uno.

A pesar de todo lo que se dice, escuchamos, leemos y palpamos en nuestra vida cotidiana, qué poco entendemos y sentimos el amor del Creador por nosotros. Es tan completo e incondicional que a nuestra mente y nuestro corazón humanos les cuesta comprenderlo.

¿Cuánto nos cuesta recordar que somos amados, apoyados, respetados y queridos sin importar nada? Si pudiéramos sentir este amor en nuestro corazón, ¿trataríamos diferente a las personas? ¿Nos trataríamos diferente? ¿Viviríamos de manera diferente? Hay un aspecto hermoso entre el Sol y la Luna, desde el punto de vista del Sol, la Luna siempre brilla, de la misma manera, el Creador no ve la oscuridad que está en nuestro interior, a pesar de nuestras inseguridades, celos e intenciones ocultas, somos luz, yo soy Luz, tú eres luz, y Juntos podemos, iluminar el mundo.

Por: Lucy Angélica García Chica
Lucy-Angelica-Garcia-Chica

Escritora y Poeta