El atacante estrelló su automóvil en una céntrica calle y en cuanto se incendió empezó a apuñalar a gente.

Una persona ha fallecido y dos se encuentran hospitalizadas en Melbourne después de que un hombre atacara con un cuchillo en el centro de la ciudad. Al parecer estrelló cu vehículo en la céntrica calle Bourke y en cuanto se prendió fuego empezó a apuñalar a la gente que se iba encontrando a su paso. El ataque se produjo a las 16.20h, hora local, y autor es un somalí fichado por las agencias de Inteligencia y antiterrorismo.

En cuanto la policía acudió al lugar del incidente, el atacante dirigió sus puñaladas contra dos agentes. Tras unos momentos de tensión, que fueron grabados por un vecino, un policía le disparó en el pecho y pudieron reducirlo. El posible terrorista fue ingresado crítico en el hospital, pero los médicos no pudieron salvarle y murió a la media hora.

Aunque en un primer momento la policía consideró que era un caso aislado y descartaba vincularlo con terrorismo, con el paso de las horas han anunciado que lo investigarán como un atentado terrorista. Graham Ashton, jefe de la Policía Estatal de Victoria, ha sido el encargado de explicar que el atacante era “un viejo conocido” y que “estamos tratando esto como un incidente terrorista”.

Otro portavoz de la Policía, David Clayton, ha explicado en rueda de prensa que no están buscando a nadie más en este momento relacionado con el ataque. “La investigación sigue abierta y no se descarta nada todavía”.

Los agentes han encontrado varios “cilindros de gas para barbacoa” dentro del vehículo 4×4 accidentado. Ashton ha desmentido en su intervención que el agresor gritara “Allahu Akhbar” (Alá es grande). En cuanto a las víctimas, el jefe policial ha detallado que todo son hombres y que los dos hospitalizados están fuera de peligro.

El lugar del incidente ha sido acordonado por la unidad antiexplosivos para asegurar el área comercial de la calle Bourke, una de las más transitadas de Australia y que ha sido cerrada de forma indefinida.

En las redes sociales ya circulan imágenes en las que se ve al vehículo en llamas desplazándose lentamente hacia la vereda. Además, también han trascendido vídeos del agresor, un hombre negro, alto y que vestía con pantalón blanco y una túnica negra.