Dave Grohl, el líder del grupo, lo invitó a tocar un poco de batería durante su concierto del pasado viernes y el muchachito se rehusaba a bajarse de la tarima.

Durante un toque de la banda en Nashville Fonzie quiso prolongar sus minutos de fama y mostró una y otra vez sus habilidades. Arrancó aplausos y gritos, pero el concierto tenía que seguir. El niño estaba tan inspirado que se negaba a ceder la batería hasta que Grohl tuvo que pedirle muy amablemente que dejara de hacerlo para que el concierto continuara.

El padre del menor tuvo que intervenir para que Fonzie bajara. Pero igual causó sensación entre los asistentes y Grohl no dejó de aplaudir su intervención y hacer bromas sobre el episodio.