El piloto de NASCAR Myatt Snider tuvo suerte de salir con vida después de sufrir un fuerte choque en la última vuelta de la carrera de este sábado, durante la apertura de la Serie Xfinity en el Daytona International Speedway, en Florida (EE.UU.).

Antes del accidente, Snider trató de avanzar frente a un rival, pero perdió el agarre al recibir el toque de otro coche. Se cruzó de lado a lado y acabó impactando contra la pared lateral, por lo que su vehículo salió disparado por el aire, volcó, se partió en varias partes y se incendió antes de finalmente detenerse en el campo de césped cercano.

Inmediatamente, el piloto de 27 años bajó la red del conductor para indicar que estaba bien, mientras que el equipo de seguridad American Medical Response se acercaba para trasladarlo al centro de atención médica. Snider decidió caminar hasta su camioneta.

Luego de ser tratado y dado de alta, el joven habló con la prensa y reveló que estaba «un poco adolorido», para agregar que su pie izquierdo podría haberse lastimado, pero insistió en que «debería estar bien» para correr en el Auto Club Speedway la próxima semana.

«Estoy tan contento de estar bien, [y] no estoy más afectado de lo que estoy. Solo desearía haber tenido un mejor final»destacó.