Un plan privatizador

208
IVAN DUQUE

El mes pasado el presidente Iván Duque sancionó el Plan Nacional de Desarrollo –PND– ‘Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad’. Según el presidente, “la Equidad significa oportunidades… cerrar las brechas… que en todos los rincones podamos llegarles a los más vulnerables”; comentó que “el Plan propone sacar adelante iniciativas para que los pequeños emprendedores puedan progresar y tengan cero impuesto de renta durante los primeros siete años”; recalca que con esta hoja de ruta se propone “llevar a Colombia a un crecimiento superior al 4,5 % y al 5 %… la inversión en ciencia y tecnología supere el 1,5 % del PIB… sacar 1,9 millones de colombianos de la pobreza extrema; 3,4 millones de la pobreza monetaria… lograr pasar de 1 a 2 millones de niños con atención integral para la primera infancia… que 7 millones de niños tengan alimentación escolar con todos los micronutrientes, 180 días del año… los que están en el bachillerato en los tres últimos años reciban la formación técnica, para que se gradúen con el diploma de bachiller y el de técnico: 600 mil jóvenes queremos tener, al año 2022, con esa importante condición… que tengamos 600 mil viviendas mejoradas, con pisos, con baños, con techos, con refuerzos”.

El PND tendrá demandas de forma y de fondo, pues varios congresistas denunciaron que se aprobó a «pupitrazo limpio», especialmente en el Senado, donde no permitieron incorporar propuestas y avalaron, sin permitir debate, lo que venía de la Cámara; además, se aprobó sin cumplir el principio de publicidad, en vista de que se hizo antes de publicarse en la Gaceta. De fondo porque trae reformas que golpearán a la población, como es la imposición del fracking, para beneficiar a las petroleras; así mismo, el PND incluye contrarreformas agraria, laboral y pensional y recorta la financiación a la salud, a la educación, a los subsidios e incluso al Proceso de Paz. En el cuatrienio, el PND invertirá $1.100 billones, de los cuales $366,5 billones, un 33,31 % serán del sector privado. En síntesis, mantendrá las orientaciones del Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación de Desarrollo Económico, OCDE, quienes exigieron que el Estado colombiano venda sus activos y privatice la prestación de los derechos fundamentales y servicios esenciales.

Los activos de Colombia son de cerca de $170 billones que con la aprobación del PND quedaron expuestos, puesto que se pueden vender de manera directa. El Ministerio de Hacienda presentó ante el Congreso el Plan de Enajenaciones 2019, que comprende la venta de 127 bienes en los que el Estado tiene participación. El ministro del ramo, Alberto Carrasquilla, dijo que “tiene participación en 107 empresas: es mayoritario en 39 y minoritario en 66″. Coltel, el 8,5% faltante de Ecopetrol autorizado para vender el 20 %, Cenit (filial de Ecopetrol en transporte de hidrocarburos) e Interconexión Eléctrica S. A. (ISA), son sus cartas para obtener $30 billones en los próximos cuatro años y para 2019, entre $5 billones y $6 billones, aseguró el ministro, sin descartar la venta de otros activos. De otra parte el Banco de la República reveló en el primer informe de deuda externa del 2019 que esta sumó US$134.712 millones en enero, lo que representa el 41 % del PIB, un incremento frente al 37,6 % del PIB en el primer mes de 2018. ¡Un país sin activos y altamente endeudado es inviable!

Por: José Arlex Arias Arias
Comunicador Social – Periodista
José Arlex Arias Arias