Un poderoso ciclón se dirige hacia una región en el oeste de Japón muy afectada a principios de mes por lluvias torrenciales, inundaciones y deslaves, advirtió el viernes la agencia metereológica japonesa.

El ciclón Jongdari, el duodécimo de la temporada en Asia, llegará previsiblemente a la isla principal del archipiélago, Honshu, el sábado.

El tifón se hallaba a unos 1.000 km de Tokio y a 200 km de isla de Chichijima, pero en lugar de continuar hacia el noreste,  previsiblemente se orientará hacia el noroeste y golpeará el centro y oeste del país este fin de semana.

Los metereólogos ya han emitido alertas por lluvia torrencial, vientos huracanados y fuerte oleaje, y han pedido a los habitantes que se trasladen montaña arriba por precaución.

Una amplia zona occidental de Japón resultó afectada a principios de julio por terribles inundaciones y ríos de lodo que provocaron unos 20 muertos, el peor desastre metereológico desde 1982.

Muchos habitantes se vieron atrapados por la repentina subida de las aguas o los corrimientos de tierra.

“Algunas personas no evacuaron durante los recientes episodios de lluvias torrenciales porque pensaban que podrían escapar. Alentamos a los habitantes (ahora) a seguir las construcciones y evacuar antes” insistió un responsable de la agencia a la AFP.

“Serán las lluvias más violentas desde la catástrofe de principios de mes y los habitantes deben estar en estado de alerta” insistió Ryuta Kurora, un meteorólogo en rueda de prensa.

El riesgo es grande porque el terreno es extremadamente frágil.

Miles de personas viven aún en condiciones muy precarias, en refugios temporales, después de haber perdido todo.