Un pueblo de Alaska será reubicado por la subida del mar

435

Los residentes de Shishmaref, una pequeña isla de Alaska, han votado esta semana reubicar su poblado tierra adentro, a varios kilómetros de la costa, ante el riesgo de que su costa sea inundada por la subida del nivel del mar.

De los 600 habitantes que viven en Shishmaref, sólo 168 han acudido a las urnas: 89 han votado a favor de la relocalización y 79 en contra. La intención, siguiendo el criterio de la mayoría, es que todos ellos se verán obligados a abandonar su hogar y a reubicarse en la parte continental de Alaska.

El pueblo esquimal Iñuaq, original de la isla, ya ha sido testigo de cómo el cambio climático les ha arrebatado poco a poco su litoral. Y han perdido un kilómetro de costa. A un ritmo de 30 metros de pérdida por año, el océano amenaza con tragarse la isla por completo, y hacerla desaparecer entre las aguas del estrecho de Bering (entre Rusia y EE.UU.).

Al derretirse la capa de hielo que antes frenaba el oleaje, la erosión costera ha sido inevitable y constante, y la tierra se ha acabado desmoronando sobre el mar, que se ha llevado a su paso viviendas y otras construcciones de la aldea. No hacer nada no era una opción. Por eso, la población de Shishmaref ya votó en 2001 a favor del traslado, pero la falta de fondos lo hizo inviable.

Se estima que el desplazamiento costará ahora en torno a 200 millones de euros, mucho más que lo que requería el primer intento. El Gobierno federal ha asegurado que, por ahora, no dispone de fondos suficientes para financiarlo.

Donna Barr, secretaria del Consejo de Shishmaref, ha declarado a la CNN que el coste tanto económico como emocional será muy alto y ha asegurado queno cree que la comunidad actual de la isla vea con sus ojos la relocalización. No obstante, dijo que se ha de diseñar un plan para llevar a cabo el traslado de forma progresiva, por el bien de las futuras generaciones.

Shishmaref se encuentra entre los 31 pueblos más vulnerables ante las consecuencias directas del calentamiento global. Y es que la temperatura en Alaska se ha elevado entre 2 y 3 grados en el último medio siglo, mucho más del doble que la media del resto del planeta. Según el Gobierno de EE.UU., unas 200 comunidades de la costa de Alaska, el 86% habitadas por comunidades indígenas, están seriamente afectadas por la erosión, y 24 de ellas deben ser reubicadas. Y doce ya han votado hacerlo.

El pueblo de Newtok, que actualmente pierde 25 metros de costa al año, ya ha empezado a reubicar a sus 300 habitantes a unos 20 kilómetros del sudoeste de Alaska. En plena “etapa pionera”, el nuevo lugar cuenta con algunos hogares y carreteras construidas. Durante años, el nuevo poblado no dispondrá de electricidad ni de tratamiento de aguas.

Para Shishmaref, la decisión de moverse no ha sido fácil. El resultado de la votación ha sido reñido y muchos deseaban quedarse. Uno de los residentes, Esau Innok, de 18 años, votó a favor de la relocalización, pero cuenta que muchos residentes se oponían a dejar su pueblo, por cuanto suponía dejar atrás su propia historia y la herencia de lo que ha sido su hogar los últimos 400 años.

También dijo que él prefería que los residentes se movieran colectivamente al mismo lugar en lugar de reubicarse de forma dispersa y aislada en diversos pueblos. Después de años de debate, la idea de trasladarse se ha convertido en un problema emocional. “Ha sido muy duro para mí y mi familia abordar esta discusión porque Shishmaref es nuestro hogar, donde está nuestro corazón, donde querría ser enterrado”, declaró a The New York Times.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente