Unas veinte personas resultaron heridas este lunes en un vuelo de la compañía aérea rusa Aeroflot debido una turbulencia súbita, conocida como turbulencia de aire claro (TAC), informó la agencia de noticias Interfax.

El avión, un Boeing 777, que se dirigía Bangkok, experimentó una violenta ascensión de hasta doscientos metros, que afectó a los pasajeros que estaban de pie o no llevaban ajustados sus cinturones de seguridad.

El suceso se produjo poco antes de que el aparato iniciara el descenso para tomar tierra el aeropuerto de Bangkok, donde finalmente aterrizó con normalidad.

“Parte de los pasajeros heridos, aquellos que presentaban lesiones graves o fracturas fueron hospitalizados”, dijo una fuente citada por Interfax.

En un comunicado, Aeroflot señaló que la tripulación no pudo advertir a los pasajeros de la turbulencia, ya que la TAC surge en cielos despejados, con buena visibilidad, donde el radar meteorológico no es capaz de detectarla.

“Representantes de Aeroflot y funcionario del Consulado de Rusia en Bangkok se han puesto en contacto con los heridos para prestarles asistencia”, añade la nota.

Según la compañía aérea rusa, anualmente en la aviación civil se registran cerca 750 casos de TAC.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente