Aunque parezca increíble, uno de los factores que afecta el medio ambiente son los hábitos alimenticios. Por eso, la comisión EAT-Lancet, en colaboración con varias organizaciones de la ONU, proponen un plan de transformación radical y urgente del sistema alimenticio global.

Según un informe presentado en el lanzamiento de este proyecto, la producción de alimentos es la mayor causante de la reconversión de tierras y pérdida de bosques, y la mejor forma de preservar al menos el 80% de las especies preindustriales y proteger los ecosistemas es adoptando la estrategia “Media Tierra”.

“Un claro mensaje del informe es este: la mitad del planeta es suficiente. ¿Por qué? En primer lugar, porque tiene que ser así. Hemos de dejar la otra mitad de las tierras intactas en beneficio de la naturaleza y parar la sexta extinción (provocada por el hombre). La segunda es que no necesitamos más tierra para alimentar al mundo. El informe desacredita esa errónea idea común y peligrosa. Dice que no se necesita más reconversión, más expansión, más deforestación y más destrucción ambiental” expuso el actor y activista estadounidense Alec Baldwin, que además es colaborador en este proyecto.

Para conseguir el objetivo propuesto, será necesario cambiar los hábitos alimenticios radicalmente a partir de dos premisas:

La primera es establecer dietas saludables y la segunda es lograr una producción de alimentos sostenible.

Según el informe presentado por la comisión EAT-Lancet, las dietas saludables deberán estar basadas en el consumo “de alimentos de origen vegetal, bajas cantidades de alimentos de origen animal, que contengan grasas insaturadas en lugar de saturadas, y cantidades limitadas de granos refinados, alimentos altamente procesados y azúcares añadidos”.

Lo anterior quiere decir que el consumo de verduras, legumbres, nueces y semillas deberá aumentar poco más del 50% y, por el contrario, el consumo de carnes rojas y azucares añadidos deberá disminuir a la mitad.

La comisión es consciente de que alcanzar dicha transformación alimentaria no es una tarea fácil. “Se requiere trabajo duro, voluntad política y recursos suficientes… Los datos son suficientes y lo suficientemente sólidos como para justificar una acción inmediata” resaltó la EAT-Lancet.

Enfocarse en la elaboración de alimentos saludables en vez de obtener grandes cantidades de víveres y reducir el desperdicio y la pérdida de alimentos por lo menos en un 50% son algunas de las estrategias que propuso la comisión para lograr el objetivo y conseguir un compromiso nacional e internacional.