Una mujer residente de Ohio, Estados Unidos, perdió sus brazos y sus pierdas tras haber estado hospitalizada durante 80 días, como consecuencia de una infección por la saliva de un perro.

Según reseña de Fox 59, Marie Trainer, la víctima de la infección, solo recuerda haberse sentido muy mal y recostarse en el sofá. Luego despertó de un coma diez días con ambos brazos y piernas parcialmente amputados.

“Cuando abrí los ojos, no sabía dónde estaba (…) Fue muy difícil descubrir que tuvieron que quitarme las piernas y los brazos… muy difícil de manejar”, declaró la mujer.

La mujer regresaba con su esposo de unas vacaciones cuando se sintió mal, por lo cual fue llevada al Hospital Aultman para ser atendida. Allí le proporcionaron tratamientos agresivos, pero ya era muy tarde.

Solo en un par de días, Marie fue puesta en un coma inducido cuando sus extremidades comenzaron a ponerse negras y luego gangrenosas.

La Dra. Margaret Kobe, Directora Médica de Enfermedades Infecciosas de Aultman, dijo que la mujer se infectó de capnocytophaga, que es una bacteria que se halla comúnmente en la saliva de los perros y en un porcentaje menor de gatos.

“Bastante común en la flora oral o en la boca de un perro y puede transmitirse a través de una mordedura o, a veces, simplemente por contacto con la saliva (…) Ese organismo es muy virulento. Tiene la capacidad de inducir a su sistema inmunitario a hacer cosas bastante desagradables”, explicó Kobe.

Sucede que los Trainer tienen dos perros en casa, por lo que sospechan que podrían, accidentalmente, lamido o rasguñado el brazo de Marie.

“Si te muerde un perro, definitivamente debes tomar antibióticos y lavarte las manos cuando juegas con un perro, especialmente si tienes una herida”, dijo el médico.