Una mirada apreciativa a Carlos Jarquín

177

Trata a un ser humano como es y seguirá siendo lo que es, pero trátalo como puede llegar a ser, y será lo que está llamado a ser.”
Antoine de Saint Exsupéry (1900- 1944)

Al escribir esta nota biográfica lo hago comprometida con un profundo sentido de humanismo, admiración y respeto al Ser, cuando  de resaltar sus valores se trata, cuando desde mi mirada, intento ir más allá de lo que es como ente social. Es oportuno recordar, que casi siempre en nuestra vida surge esa mirada apreciativa que nos da alas para permitirnos crear nuestra propia narrativa interior, que en el futuro nos servirá como anclaje para forjar  y hacer realidad nuestros sueños.

Es relevante mencionar que Javier desde muy joven incursionó en la ardua tarea de escribir, se propuso hacerlo, porque creyó en su capacidad, este matiz es muy importante, hay mucha gente que sabe que puede, pero no lo hace. En cambio hay gente que han hecho creer que quizás no podrían, pero con un ejercicio de transformación interior, han cultivado una enorme confianza en si mismos, han experimentado, se han arriesgado y han podido;  creo que hay una enorme diferencia entre saber y creer.

Carlos Javier Jarquín (26 de junio 1990, Nicaragua) es un joven  poeta, escritor, biógrafo y  articulista nacional e internacional, con un profundo sentido de humanismo va exhortando a sus lectores, la importancia de trascender para dejar un valioso legado a la humanidad. Escribe poesía, crónicas, artículos de opiniones, prólogos, reseñas y entrevistas. Parte de su trabajo literario ha sido publicado en periódicos y revistas digitales e impresas de muchos países.

Al escribir un número significativo de biografías importantes, lo catapulta como un historiador, un narrador de la vida de  personas en diferentes géneros del arte, aunque por si mismos sólo reflejen lo superficial de la existencia humana. Tuve la oportunidad de conocerlo a finales del año 2018, y desde entonces se convirtió en un ejemplo a seguir, demostrando con su vida y trayectoria, el valor de la perseverancia, su gestión como  embajador de la cultura, también a tocado mi vida, como  escritora, pues a través de su incondicional amistad, he logrado darme a conocer en diferentes medios periodísticos, por lo cual le  estoy profundamente agradecida, de manera muy especial con Periódico El SOL de Colombia, que tuvo la gentileza de abrirme paso como columnista en su plataforma.

Como personas adultas que hemos alcanzado un elevado nivel de educación del Ser, de espiritualidad, nos compete la magistral tarea de descubrir y afianzar la grandeza interior de jóvenes valores como, Jarquín, expresarla y compartirla para que su vida y trayectoria sea un arquetipo a las futuras generaciones.

Por: Lucy Angélica García Chica (Angie Lu)
Lcda. en Ciencias de la  Educación, Escritora, Poeta y columnista internacional ecuatoriana