La Policía local de Phoenix (Arizona, EE.UU.) está investigando un supuesto abuso sexual luego de que una mujer que se encuentra en estado vegetativo en un hospital de dicha localidad, diera a luz a un niño el pasado 29 de diciembre, según informó este viernes el canal KTVK, citando a fuentes familiarizadas con el caso.

La mujer ha sido paciente del centro Hacienda HealthCare durante aproximadamente 10 años tras sufrir un incidente de ahogamiento, que la dejó en estado vegetativo.
Según los informes ningún miembro del personal del hospital sabía que la mujer estaba embarazada hasta que esta comenzó a gemir y las enfermeras descubrieron que estaba en labor de parto. Se informa que el bebé está vivo y sano.

La portavoz del centro médico, Nancy Salmon, destacó que no puede comentar nada sobre la investigación ni sobre la paciente debido a las leyes estatales y federales de privacidad, agregando que el hospital está cooperando con “cualquier agencia de forma abierta y transparente”.

“Esta fue una situación extremadamente peligrosa sin supervisión”, señaló el médico Greg Marchand, además subrayó que, “aunque un bebé puede desarrollarse completamente dentro de una mujer en estado vegetativo, es alarmante que no haya tenido cuidado prenatal”.

“Podría haber sido un parto activo durante horas o incluso días. Esto fácilmente podría haber resultado en una muerte fetal”, aseveró.

La mujer necesita atención las 24 horas y varias personas han tenido acceso a su habitación es por eso que se están revisando todas las cámaras de seguridad para determinar quien puede ser el padre del menor.

Tras el incidente, el hospital revisó el protocolo interno y ahora requiere que, al entrar en el cuarto de una paciente, el personal masculino tiene que estar acompañado por al menos una empleada femenina.