Para su boda de ensueño Laura Mesi no necesitó ningún príncipe: la italiana se casó consigo misma. A sus 40 años y tras dejar atrás una larga relación de 12, quiso declararse su propio amor.

Vestida de blanco, con un ramo de rosas y una tarta coronada con una figura suya hecha en azúcar, Mesi celebró la boda con unos 70 invitados en un restaurante de la ciudad noritaliana de Vimercate. Ella misma se puso el anillo y se declaró fidelidad eterna a sí misma como se escucha en el video: “sí, yo, Laura, me tomo a mi misma como esposa”.

Mesi se convirtió en una estrella en los medios y está encantada con toda la atención que está recibiendo. “Creo en el amor, no en los cuentos, y una boda también puede funcionar sin príncipe azul”, dijo en declaraciones a dpa.

“Estoy convencida de que uno se tiene que querer a sí mismo antes de querer a otras personas”.

En su entorno al principio hubo varias personas que dijeron que su idea era una “locura”, pero cuando acudieron a la boda y vieron que se celebró con todo lo que normalmente se hace en esas ocasiones “hasta los hombres tenían lágrimas en los ojos”, cuenta. Y hasta hizo luna de miel, obviamente sola. “Estoy supercontenta”, dijo esta mujer que es profesora de gimnasio. Ahora en su página de Facebook le siguen numerosos hombres que quieren casarse.

Mesi sigue una tendencia que se vio en Estados Unidos sobre todo, donde existe desde hace tiempo, y que se conoce como sologamia. Entre los precursores más conocidos figura Carrie Bradshaw, el personaje que encarna Sarah Jessica Parker en la serie de televisión “Sex and the City”, que organiza una boda para ella misma porque está harta de acudir siempre a las bodas de los otros, y como regalo de boda pide un par de zapatos caros. En Italia también se ha dado el caso de un hombre que se casó consigo mismo.

Para algunos incluso es una buena oportunidad de hacer negocio. La empresa estadounidense “I married me” vende un kit que incluye el anillo, los votos del matrimonio y consejos para la ceremonia. Los costos van desde 50 a los 230 dólares.

Laura Mesi asegura que antes de su boda con ella misma no había oído hablar de nada de todo eso. Tan sólo cuando se convirtió en una estrella de las redes sociales y comenzaron a pedirle numerosas entrevistas supo que había otros casos como el suyo. “He leído que hay una agencia en Asia que “alquila” hombres durante un día para una boda”, señaló.

¿Será que una boda con uno mismo hace más feliz que un matrimonio entre dos personas? El asesor matrimonial y de solteros Christian Thiel no lo cree. Con una boda unipersonal no se solucionan los problemas que hicieron fracasar las relaciones en el pasado. “Lo que uno debería preguntarse es cómo encuentra una pareja que funcione mejor que la última”, agregó según informó la Dpa.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente