Al menos una persona murió y tres permanecen desaparecidas, luego de que un edificio de 26 pisos se incendiara y desplomara en el centro de Sao Paulo, Brasil. De acuerdo con Reuters, la edificación estaba ocupada por 150 inquilinos, quienes desde hace siete años, permanecían de manera irregular en las oficinas abandonadas de los diez primeros pisos.

Entre los desaparecidos, hay un hombre que en el intento de escapar de las llamas, se ató a una cuerda desde una de las partes más altas del edificio, sin embargo, cayó y desapareció entre los escombros. Aunque se presume muerto, las autoridades no han podido confirmarlo.

El fuego rápidamente se propagó y generó que la estructura aledaña también resultase afectada, donde no se registraron heridos. El gobernador de Sao Paulo, Marcio Franca, dijo que “esta fue una tragedia anunciada, debido a que  no hay siquiera una condición mínima para que la gente viva allí”.



Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente