Una piloto alemana de 17 años Sophia Flörsch sufrió hoy un espectacular accidente cuando iba a 280 kilómetros por hora en el Gran Premio de Fórmula 3 de Macao y se fracturó la columna vertebral, pero en los primeros exámenes médicos no presentaba signos de parálisis.

“Quería deciros que estoy bien y que mañana por la mañana me operarán”, escribió la joven piloto en Twitter tras ingresar en el Hospital General Conde S. Januario de Macao. “Gracias a todos por los mensajes de apoyo”.

Los organizadores de la prueba comunicaron que Flörsch sufrió una fractura en la columna vertebral y que está consciente y estable.

El padre de la piloto aseguró a la agencia dpa que a pesar de la fractura en la columna vertebral, su hija puede mover todas las partes de su cuerpo.

Flörsch, del equipo Van Amersfoort, perdió el control de su bólido en la vuelta 4 de la prueba final de la Fórmula 3 con tan mala suerte que chocó contra el coche de Sho Tsuboi antes de salir catapultada. La alemana voló más allá de las barreras de seguridad y chocó contra una valla. Por ahora se desconocen las causas del accidente.

Otras cuatro personas resultaron heridas: el piloto Tsuboi tenía dolores lumbares, un fotógrafo se quejó de dolores en el hígado, mientras que otro fotógrafo y un operario de la pista sufrieron traumatismos y cortes en la cara. Además, el operario sufrió una fractura en la mandíbula.

La carrera se detuvo tras el accidente y se reanudó una hora después. El ganador fue el piloto británico Daniel Ticktum.

Flörsch, que cumplirá 18 años el 1 de diciembre, está compitiendo en su primera temporada en la Fórmula 3 junior. Iba décimo quinta en la carrera cuando ocurrió el accidente.

El Gran Premio de Macao se disputa por las estrechas calles de la ciudad y es conocido por su peligrosidad. El año pasado murió un piloto durante la carrera.