Una realidad sorpresiva: movimientos migratorios a Europa

424

Alguna vez leí que la historia tendía a ser cíclica, la aparición de naciones y la caída de las mismas es apenas un proceso “natural” en la historia de la humanidad. Desde la caída de Yugoslavia Europa (especialmente Europa occidental) no enfrentaba un flujo de personas como lo está viviendo en la actualidad.

Con la intensificación de conflictos en oriente medio y el continente africano, estos movimientos han llegado a niveles ciertamente alarmantes, que representa una serie de desafíos para los países del viejo continente. Las frías aguas del egeo han sido testigo de un sinfín de balsas repletas de personas que han llegado a las costas griegas, huyendo de una realidad que hasta hace relativamente poco era desconocida por una gran parte del mundo occidental. Regresando a Grecia puntualmente, podemos encontrar una de las realidades de esta problemática; Grecia se encuentra sumida en una crisis económica y con la llegada de personas se ha intensificado aún más el declive económico pese a que Grecia no es el destino final de estas personas.

Los países más prominentes de Europa continental, respectivamente: Alemania y Francia, son el destino predilecto, en el caso del Reino Unido, el acceso es limitado debido a su calidad insular. Se podría llegar a pensar que estos países pueden ser llegar a suplir las necesidades de estos nuevos habitantes con cierta facilidad y la verdad es que hasta cierto punto es real, pero por cuánto tiempo más se pueda extender este estado de “bienestar”, si bien estos Estados necesitan población joven que suplan la demanda laboral, el flujo de gentes no ha dejado de ser una situación apremiante y por lo menos en el futuro cercano lo seguirá siendo.

Es evidente el choque de dos mundos, el europeo (con todas sus particularidades, en las cuales no me detendré) y el mundo oriental-musulmán-tribal que tiene por supuesto su propia cosmovisión y que poco a poco se convierte en una cantidad considerable y que en el futuro, debido a las tasas de natalidad de Europa, serán mayoría, esto es y será una realidad, que creo ya no tiene reversa.

El futuro en Europa tiene muchas aristas, pero algo es completamente seguro y es que el viejo continente no será el mismo después de este proceso migratorio, también es importante preguntar, cuál será el futuro a corto y mediano plazo de la Unión Europea, ¿acaso las instituciones seguirán preponderando por encima de la voluntad de algunos Estados? , de algo si estoy completamente seguro y es que el mundo está cambiando a pasos agigantados y que ya se están tocando las puertas de Viena una vez más.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente