Cada día nos damos cuenta que la mente no es solamente ese espacio en la ‘nube’ del ser que aloja los recuerdos, deseos, pensamientos y temores. Hermes Trismegisto pronunciaría en su libro El Kybalion “El Todo es mente; el universo es mental. El Todo es el conjunto totalizador. Nada hay fuera del Todo.” Con esto intentaba expresar que el universo puede ser considerado como una mente universal, infinita y viviente, en términos técnicos y en un contexto actual, el Todo sería como la Gran Nube donde se alojan los pensares de sus servidores, los humanos.

Como designio divino le llegó un mensaje de la Gran Nube al servidor ( la mente) de Noolan Steele. El hombre nativo de Sykesville, Maryland, Estados Unidos, departía con un amigo en una tienda cuando de repente escuchó que su mente le decía que comprara un billete de lotería. Haciendo caso a la sugerencia metafísica obtuvo el billete, lo raspó, lo diligenció en la máquina validadora y obtuvo el añorado mensaje, ‘’Felicitaciones, usted ha ganado 100.000 dólares, pase a la oficina de lotería estatal a reclamar su premio’’.

Este caso desvela un mar de incógnitas sobre la mente humana ¿Has pensado cuán difícil es para el cerebro estudiarse así mismo? Este tipo de mensajes, que van más allá de lo físico ha generado que muchos filósofos y psicólogos se pongan al pie de la situación.

Casos como Carl Gustav Jung, estudiante de Freud, que además de pronunciar que hay arquetipos, que los definía como patrones e imágenes arcaicas universales que derivan de lo inconsciente colectivo y son la contraparte psíquica del instinto, dedicó su vida a encontrar respuestas en los sueños, que según él, erán mensajes de la Fuerza Creativa, que era definida por él como esa fuerza que creaba el mundo y que era capaz de comunicarse por medio de mensajes simbólicos en sueños. Para ello Gustav Jung emitió el ‘Libro Rojo’, un libro donde se enfocó en anotar, describir, dibujar y tratar de descifrar los sueños que tenía.

Fragmentos del Libro Rojo de Carl Gustav Jung. Imagen tomada de Revista Semana.

Una de sus experiencias relatadas es sobre un sueño donde vé cómo una ola traspasa los alpes suizos, la siguiente escena del sueño era un mar rojo inundando todo y a la vez que veía todo una voz le decía ‘’Creelo, sucederá’’. Anotado el sueño en su libro siguió su vida estudiando, pero al poco tiempo, como si se tratase de una película con secuelas, soñó la siguiente parte, un escenario congelado, donde un árbol muerto daba frutos que él mismo sentía debía repartir a la humanidad. A los pocos meses estalló la primera guerra mundial.

La mente siempre ha sido objeto de estudios y más recientemente la han vinculado a la tecnología, de hecho NeuraLink, empresa de Elon Musk, empezó prácticas con monos, en ellas, el mono podía controlar un juego como ‘Brick Break’ solo con el pensamiento.

Saliendo del contexto bibliográfico y las conspiraciones que la mente produce en los pensantes,nos enfatizamos en  Noolan, el ganador del ticket,  el señor usó sus 100.000 dólares para pintar su casa y como buen acreedor de la jerga de que la mujer es mejor administradora que el hombre, dio el resto del premio a su mujer, para que ella se responsabilizara del gasto.