La Universidad Santiago de Cali cuenta con su propia casa cervecera que está dedicada a la producción artesanal. Esta compañía se logró por un proyecto que, al ser puesto en marcha, logró cautivar a los estudiantes y genera 120 puestos de trabajo.

Inició su funcionamiento desde noviembre del 2020. El rector del centro universitario, Carlos Andrés Pérez, acudió a la inauguración y se encargó de presentar la “Cervecería Usaca”.

La cervecería funciona bajo la modalidad empresarial “spin-off”. Es decir, se trata de una empresa nacida a partir de otra mediante la separación de la primera, para convertirse en una compañía por sí misma.

De esta forma, la institución educativa se posicionó como la primera en la apertura de un negocio dedicado al licor, en el que ya producen 15.000 latas al mes. Lo más inspirador del proyecto es que la cerveza está 100 % fabricada en la universidad y es la única en el mundo que lo realiza.

Este proyecto fue posible por el conocimiento que aportaron los profesionales mejor calificados. Entre ellos, destacan investigadores posdoctorales y doctorales. Además, cuentan con un maestro cervecero y juez certificado internacional (Beer Judge Certification Program).

“Es la primera cervecería de Colombia y del mundo en una universidad que tiene productos excelentes. Trabajamos con ingredientes naturales. La malta y la cebada las importamos de Alemania, la levadura la traemos de Austria y el lúpulo lo traemos de los Estados Unidos”, explicó el rector Pérez.

Por lo tanto, lograron elaborar el producto que también es referencia, por ser de las pocas cerveza artesanales en Colombia que se encuentran en su versión enlatada. A diferencia de países como España, que desde 2014 comercializan cerveza artesanal enlatada en variadas presentaciones: Rubia, Trigo, IPA, Session IPA, Porter e Imperial Red IPA. Aunque, un nutrido grupo de personas prefiere la experiencia de que le sirvan la cerveza al momento.

El sumiller cervecero y editor en Eldulcehogar, Raúl Vásquez, explica que “los dispensadores son la mejor forma de conservar la cerveza artesanal, porque estos mantienen la temperatura ajustable de la bebida entre 2 y 12 º C. Además, cuentan con un buen sistema de presión interna del tirador para no perjudicar la espuma”.

No obstante, el rector insiste en las ventajas de la lata, destacando que es ligera y fácil de transportar. Otro punto es que se enfría cuatro veces más rápido que la botella y lo más destacable es que es 100 % reciclable. La sostenibilidad ambiental la convirtió en una base fundamental del negocio.

En la cervecería ofrecen variedades como: Bienhechor con aroma a caramelo con tono cítrico y tonos florales. Prendida es la espumosa, también tienen Pale Ale con aroma cítricos y fruta madura.

Por otra parte, la Sauer con toque salado y una acidificación, mientras que Lecter tiene sabor a mango, maracuyá y otras frutas. Al catálogo también se le une, Carmesí que tiene sabor a frutos secos y Tramadora con sabor a cacao, café y frutos rojos.