¿Va a implosionar el Reino Unido? Varias regiones se plantean la independencia

207

Castillo de EdimburgoNo ha sido ninguna sorpresa: después de que la mayoría de los británicos hayan apostado por abandonar la Unión Europea, un segundo referéndum de independencia en Escocia regresa al horizonte. Así lo ha confirmado la Primera Ministra escocesa y líder del Partido Nacionalista Escocés, Nicola Sturgeon, que ha dicho que una nueva consulta es “altamente probable”.

“Escocia se enfrenta a la perspectiva de ser sacada de la Unión Europea contra su voluntad”, ha dicho. “Mi trabajo ahora es actuar de forma responsable y en interés de todos los escoceses. Mañana nos reuniremos para decidir cómo hacerlo”, afirma. Pero en su opinión, esto pasa por permanecer en la UE. “Voy a intentar dar todos los pasos posibles y explorar todas las opciones posibles para asegurar el lugar de Escocia en la Unión Europea”. El referéndum, afirma, está sobre la mesa.

En septiembre de 2014, Escocia afrontó ya una consulta sobre una posible secesión de Gran Bretaña, en la que el “no” a la independencia venció por más de 10 puntos. El argumento nacionalista, sin embargo, es que los escoceses escogieron seguir en un Reino Unido dentro de la UE, pero que con el Brexit el panorama cambia radicalmente.

En realidad, a este posicionamiento no le faltan razones. Las 32 regiones de Escocia han votado -“de forma clara y decidida”, según Sturgeon- a favor de la permanencia, una opción que ha respaldado el 62% de los escoceses, una cifra muy superior a la media del Reino Unido. La Primera Ministra planea empezar a reunirse con los líderes de la UE y los representantes de los estados miembros en los próximos dos días.

Sin embargo, no está claro que, más allá de la convocatoria del referéndum, la líder nacionalista escocesa pueda hacer mucho más. En el complejo panorama que se abre entre las Islas Británicas y la UE, parece complicado plantear una ‘secesión para seguir dentro de una unión mayor’, algo que no solo no contempla la regulación europea, sino que probablemente es visto con cautela desde Bruselas, puesto que podría alimentar otros movimientos separatistas en lugares como Cataluña o el norte de Italia.

“Han ignorado la voluntad democrática de Irlanda del Norte”

Las primeras reacciones en cadena están teniendo lugar en el propio Reino Unido, donde un proceso similar se ha producido en Irlanda del Norte, cuya población también ha votado por la permanencia por una mayoría de un 55,7% frente a la salida, y cuyos nacionalistas también claman contra el resultado. De las 18 regiones norirlandesas, 11 han votado a favor de seguir en la UE y 7 por el Brexit. El campo pro-salida, sin embargo, ha obtenido resultados mejores a los que pronosticaban las encuestas, especialmente en las áreas gobernadas por formaciones unionistas, cuyos líderes han celebrado el resultado.

“Estoy encantado de que las gentes de Irlanda del Norte no se hayan dejado intimidar por la clase de sinsentido que se han sacado de la manga el Primer Ministro y otros ex primeros ministros: que el proceso de paz [en el Ulster] iba a colapsar, que iba a haber una Tercera Guerra Mundial, y que la economía iba a hundirse, y que en la frontera iba a haber torres de vigilandia y campos de minas y alambre de espino y nidos de ametralladoras y sabe Dios qué más”,ha declarado el líder del Partido Democrático Unionista, Sammy Wilson. “El futuro de Irlanda del Norte será tan brillante como va a serlo el del Reino Unido”, ha asegurado.

Y sin embargo, no está claro que los días por venir vayan a ser tan plácidos como los pinta Wilson. “Los votantes ingleses han pasado por encima de la voluntad democrática de Irlanda del Norte. El Gobierno británico ha ignorado cualquier mandato para representar los intereses económicos o políticos del pueblo norirlandés”, ha asegurado Declan Kearney, el líder del partido nacionalista Sinn Fein, que ha llamado también a la convocatoria de un referéndum de independencia.

Esto, sin duda, generará nuevas tensiones que podrían acabar afectando al proceso de paz en marcha en el Ulster. Incluso en Londres, cuyos habitantes han votado masivamente a favor de la permanencia, miles de personas le están pidiendo al nuevo alcalde Sadiq Khan que declare la independencia de la ciudad. Mientras se resuelven estas cuestiones, muchos británicos están optando por una opción intermedia para poder seguir siendo miembros de la UE: hacerse con un pasaporte irlandés.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente