Vacaciones o meditación: ¿Cuál es mejor?

284

Científicos de la Escuela de Medicina de Icahn en el Monte Sinaí, la Universidad de California, y la Escuela de Medicina de Harvard realizaron un estudio para evaluar el impacto biológico de la meditación en comparación con las vacaciones.

Examinaron el efecto de la meditación en varios participantes, incluyendo meditadores constantes. Los investigadores encontraron que las vacaciones ofrecen un impacto fuerte e inmediato en las redes moleculares asociadas con el estrés y las vías inmunológicas, además de mejoras a corto plazo en el bienestar, medido por sensaciones de vitalidad y angustia. Por otra parte un retiro de meditación, para los que la practican con regularidad, se asoció con redes moleculares caracterizadas por la actividad antiviral. La firma molecular de los meditadores a largo plazo era distinta a la de los turistas que no meditan.

En el estudio participaron 94 mujeres sanas, de 30-60 años de edad. Sesenta y cuatro de ellas no meditaban con regularidad. Los participantes se quedaron en el mismo complejo en California durante seis días, y asignaron al azar a la mitad que simplemente tomaría vacaciones, mientras que la otra mitad se unió a un programa de entrenamiento de la meditación dirigido por el Centro Chopra para el Bienestar. El programa de meditación incluye la formación en la meditación del mantra, yoga y ejercicios de auto reflexión.

Para una mayor comprensión de los efectos a largo plazo de lo que los científicos denominaron el “efecto de la meditación” en comparación con el “efecto de vacaciones“, se tomaron muestras de sangre, y se les hizo una encuesta a los participantes inmediatamente después de su estancia, así como un cuestionario un mes y diez meses más tarde.

“Mediante la combinación de una interrogación de redes de genes con el análisis de datos y estadística avanzada, hemos generado información clínicamente significativa sobre el estrés y el envejecimiento que es relevante para la población en general.” Explicó Eric Schadt, autor principal del artículo.

El equipo de investigación examinó los cambios en los 20,000 genes para determinar qué tipos de genes estaban cambiando antes y después de la experiencia. Los resultados aseguran que absolutamente todos los participantes tuvieron cambios significativos en los patrones moleculares de la red después de la semana en el complejo. Los cambios más notables en la actividad de los genes estaban relacionados con la respuesta al estrés y la función inmune.

Aunque todos los grupos mostraron mejoras de hasta un mes más tarde, los meditadores novatos tuvieron menos síntomas de depresión y menos estrés mucho más tiempo que los turistas no meditadores. Así que para las personas que meditan los efectos psicológicos parecen ser duraderos y se desconoce cuánto se podría prolongar los beneficios de ésta práctica si es continua.

¿Has intentado meditar? Probablemente sea momento de un cambio en tu vida, después de todo la tranquilidad y la felicidad son muy importantes.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente