El Gobierno de Sri Lanka informó este lunes que varios atacantes suicidas se inmolaron en los atentados en serie durante el Domingo de Resurrección en tres iglesias y tres hoteles de lujo en el país y causaron cerca de 300 muertos y 500 heridos.

“La mayoría fueron ataques suicidas. En base a eso estamos llevando a cabo redadas y arrestos y también se han identificado y realizado redadas en sus lugares de entrenamiento”, dijo en una rueda de prensa en Colombo el ministro de Salud, Rajtha Senraratne, según refiere Efe.

Además, informó que las investigaciones arrojan a que los dantescos ataques pudieron ser organizados con la ayuda de una red internacional, tomando en cuenta el entrenamiento de los atacantes, y la utilización de explosivos de tal magnitud.

“No creemos que una organización pequeña de este país pueda hacer todo esto. Estamos investigando el apoyo internacional y otros vínculos”, agregó el ministro, al tiempo que se preguntó: “¿cómo se formaron los atacantes suicidas? ¿cómo se produjeron bombas como esas?”.