Una empresa de Dinamarca lanzó el pasado junio una cerveza la cual su cebada fue fertilizada con la orina de miles de personas.

Este producto es llamado Pisner y es llevado a cabo gracias al “ciclo de cerveza”, el cual consistió en poder recolectar la orina de las personas que asistieron a un popular festival en la localidad danesa.

La empresa creadora de este insólito producto explicó a una revista irlandesa que durante el festival recaudaron 54 mil litros de orina y con este procesaron fertilizante para emplearlo al cultivo de la cebada con la que se creó la cerveza.