Nicolás Maduro es una caja de sorpresas, siempre asombra con sus declaraciones: Hay veces que se la tira de “chistoso” y dice cosas como que, el coronavirus, enfermedad que se ha cobrado la vida de muchas personas en el mundo, puede ser prevenida con una serie de saludos ridículos que “lo dejan en la calle” ante todos.

“El Caderú“, un movimiento de cadera más peligroso que un golpe de miliciano, es el método anti-coronavirus que el pichón de dictador pone en práctica con su “capitán abrazador”, apodo cariñosito que le colocó a Juan Escalona, el famoso “edecán de Hugo Chávez“.