#VERDADTOTALODEBRECHT

Los colombianos se acostumbraron a todo, especialmente a lo malo. La capacidad de asombro se acabó; cada vez suceden más cosas, desde las más tenebrosas, hasta las más brillantes. Pero ya muchos reconocen que la mayoría de la dirigencia ha conducido a este país a ser uno de los más desiguales, inequitativos, violentos, corruptos y de mayor impunidad del mundo.

La fórmula para ellos es: “Los mismos con la misma” y “Tapen-tapen”. Es una secuencia funcional, con la repartición del Presupuesto, reconocido por el presidente Santos como “la mermelada”, que “aceita” maquinarias en lo económico, judicial y medios de comunicación. Esta podría ser una conclusión de las estructuradas y fundamentadas denuncias del debate del candidato presidencial, Jorge Robledo, que, por el hecho de haber sido designado por el Polo Democrático para que lo represente en dicha contienda electoral, no se trata de oportunismo, ya que como senador ha realizado más de 150 debates, algo sin antecedentes en el país.

“Como en todos los escándalos de corrupción en Colombia, en el de Odebrecht hay una lucha entre quienes queremos toda la verdad y los poderes que promueven el tapen-tapen”, dijo Robledo. Agregó: “Lo nuevo es que nunca se habían juntado tantos poderes, públicos y privados, con interés en sustituir la verdad total por los pedacitos de verdad que les sirvan a sus conveniencias, incluidas mentiras, así como el riesgo de que se pacten falacias a favor de todos ellos”.

Robledo explica la razón del “tapen-tapen”: “Más escandalosa que la corrupción de Odebrecht en Colombia es la lista de los tocados por esta trasnacional: las presidencias de Santos y Uribe, los dos candidatos de junio de 2014 y sus fuerzas políticas, que acaparan el noventa por ciento del Congreso y han controlado casi todo el poder político del país en los últimos 50 años.

También está untado, y mucho, Luis Carlos Sarmiento Angulo, el mayor banquero del país y el colombiano más rico, porque una empresa suya se benefició de dos sobornos por once millones de dólares en la Ruta del Sol II (Odebrecht-Corficolombiana). Porque el presidente de Odebrecht señaló que el primer soborno lo acordó con el jefe de Corficolombiana. Y porque dos de sus empresas son la banca de inversión y la fiduciaria de Navelena Odebrecht, las cuales promovieron un crédito ilegal para Navelena en el Banco Agrario, a fin de pagarle una deuda mala al Banco de Occidente, también de su propiedad”.

La impunidad se asegura con un modelo de justicia al servicio de los poderosos; por ejemplo, a quienes quiebran fraudulentamente un establecimiento financiero, tumbándoles a los ahorradores más de $500 mil millones, los condenan con casa por cárcel. Robledo dijo: “Para colmo, el fiscal que se supone debe esclarecer las mentiras completas, las verdades a medias y los engaños propios de estas corruptelas, es Néstor Humberto Martínez Neira, el menos indicado para hacerlo, dados sus negocios con el Grupo Aval y Odebrecht y su empecinamiento en no declararse impedido”. El mensaje en los casos de corrupción es: “o los colombianos cambiamos o serán más siglos de ¡Los Mismos con la misma!”.

Por: JOSÉ ARLEX ARIAS ARIAS
Comunicador Social – Periodista


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente